Razas de perros: Alaskan Malamute

0
113

¿Conoces la raza de perros alaskan malamute? Se trata de una raza de perros muy antigua cuyo parecido presenta ciertas similitudes con el de un lobo, por lo que muchos suelen confundirlo o compararlo con los Husky siberianos.

Los alaskan malamute, por ser perros de las zonas árticas eran usados para arrastrar trineos o para actividades de tiro, pero hoy día es un gran perro que sirve como compañía o como perro de guarda, pues posee un gran instinto protector y sabe socializar muy bien con los miembros de su familia.

A continuación te contamos todo lo que debes saber sobre la raza Alaskan malamute, desde su carácter y comportamiento hasta los cuidados que éste necesita.

Razas de perros: te lo contamos todo

Origen e historia

La raza alaskan malamute es una raza muy singular, pues son perros de mucha resistencia que son capaces de enfrentar condiciones climáticas muy extremas que, difícilmente, otras razas pudieran resistir. Este tipo de canes son originarios de las regiones árticas de Alaska y son conocidos como ‘locomotora de las nieves‘, pues son los perros de trineo por excelencia en esta región.

Su nombre significa algo así como ‘pueblo de los malamutes‘, y hace alusión a los pueblos que habitaban las regiones del golfo de Kotzebue, al occidente de Alaska. La historia ha revelado que esta raza es una de las razas de perros de trineo más antiguas que hay y que ha tenido que superar grandes episodios históricos que pusieron en peligro su pureza.

Se cree que en un principio, los alaskan malamute servían como medio de transporte de mercancía a través del estrecho de Bering y que eran la raza utilizada para recorrer la ruta entre Groenlandia y Asia durante las frías y heladas épocas invernales. Hay que recordar que para los perros hacer dicha ruta no sólo debían soportar las inclemencias del clima y arrastrar las pesadas cargas, sino que también debían recorrer vías rústicas, difíciles de caminar y que suponían un gran peligro.

Pero es precisamente este tipo de desafíos lo que hace a la raza alaskan malamute una raza muy trabajadora y capaz de adaptarse a escenarios poco convencionales. El caso es que la ida y vuelta que trajo esos antiguos viajes por las zonas árticas provocó mucho asentamientos humanos que, a su vez, hizo que desde los países nórdicos migraran varios tipos de animales de carga, dentro de los cuales existen diferentes razas de perros, por lo que se ha dicho que hubo mezcla y variación dentro de la raza alaskan malamute.

El parecido de esta raza con los lobos, así como de otras razas típicas de las zonas árticas, supone en cruce entre lobos antiguos domesticados con razas autóctonas provenientes de Alaska y la misma Rusia.

Cuando llega el siglo XIX; el controversial siglo XIX donde las expediciones y exploraciones rodearon el planeta, los alaskan malamute jugaron un papel de mucha importancia para tales viajes exploratorios, pues eran el animal perfecto para transportar a los viajeros gracias a su alto nivel de adaptación ante las condiciones hostiles que debían enfrentar los exploradores polares.

La raza alaskan malamute no sólo era una raza resistente y capaz de cumplir las labores requeridas para las exploraciones, sino que era una raza dócil, que podía dejarse guiar por los líderes que encabezaban los aventureros viajes y que no mostraba un alto grado de salvajismo, a pesar de su entorno.

De esta forma, la tradición de usar perros como perros de trineos alcanzaría mucha popularidad y solventaba muchos de los problemas de la época; pero los alaskan malamute no sólo tiraban del trineo, sino que fueron usados para cazar animales salvajes como los osos polares y las focas árticas.

Los pueblos mahlemiuts, a pesar de valorar a los malemutes como perros de trabajo, perros de trineo y perros de caza, no se dedicaron a domesticarlos; tal vez la razón sea porque sus territorios no parecían aptos como para tener perros de compañía en sus casas, pues estamos hablando de zonas donde la mayor preocupación de sus habitantes es sobrellevar las intensas nevadas, conseguir alimento y tener una vida tranquila rodeados de una naturaleza prácticamente virgen.

¡Aunque esto cambiaría después! El siglo XIX no sólo es popular por los grandes viajes que muchos aventureros emprendieron en busca de descubrir territorios y ampliar las fronteras de sus países, sino que durante este periodo surge la famosa ‘fiebre del oro‘, la cual hizo que mucha gente se dirigiera a zonas inexploradas en busca de este metal precioso.

La fiebre del oro llega al norte de Canadá en el año 1896; muchos grupos se dedicaron a buscar depósitos aluviales y zonas que fueran candidatas a contener oro en ella, y no en vano hicieron tales búsqueda, pues poco tiempo después la voz se fue corriendo y se supo que las exploraciones canadienses en busca de oro estaban dando fruto, y así esta práctica se extendería también hasta Alaska.

¿Y qué tiene que ver la fiebre del oro con los alaskan malamute? Bueno, ¿cómo crees que se transportaban los mineros? ¡Aún no existían las fabulosas motos de nieve! Ah, sí. Los alaskan malamute se convirtieron en el transporte estrella de la época minera.

La fiebre del oro que llegó a Alaska instó a los locales a que criaran esta raza para venderle perros a los mineros y a sus familias; de esta forma, vendían perros alaskan malamute para movilizar el oro, para transportar los víveres, para mover a los mineros, en fin; los perros eran utilizado para comerciar cualquier mercancía que se necesitara y representaban una gran fuente de ingresos para los nativos.

Aunque este tipo de comercio pudo ser positivo para los nativos, pues así conseguían un poco más de dinero o les servía como trueque a cambio de comida y otros implementos básicos, esto originó que la raza de los alaskan malamute fuera cruzada con una variedad de razas por lo que se llegó a un punto en donde los ejemplares criados no poseían muchos de los rasgos típicos de la raza malamute. ¡Un gran problema!

Sin embargo, muchos nativos vivían muy alejados de las zonas pobladas por los mineros recién llegados, y fue así como algunas familias lograron conservar la raza alaskan malamute con toda su pureza.

Empezando los años 1900, muchos europeos que se habían dirigido hacia Alaska y Canadá fueron cautivados por la gran capacidad de trabajo de los alaskan malamute, así como por su apariencia física, robusta e imponente, por lo que se llevaron a algunos ejemplares hacia el viejo Continente y presentaron esta maravillosa raza al mundo.

A partir de su popularidad, se desarrollarían dos líneas de la raza, las cuales hoy día son reconocidas por las sociedades cinófilas del mundo: la línea kotzuebue y la línea M’loot. De esta forma, la raza alaskan malamute tendría papeles protagónicos en eventos tan importantes como las dos guerras mundiales (pues se usaban como perros auxiliares) y, hoy día, como requisito para poder ser parte de las expediciones polares.

Hablar de esto me hace recordar la película protagonizada por Paul Walker (sí, el de Fast and Furious), llamada Eight Below (o también conocida como ‘Bajo Cero’) que se estrenó en el año 2006 y cuenta una fabulosa historia que involucra a un grupo de científicos que viajan a la Antártida y son transportados por 6 Husky siberianos y 2 alaskan malamute.

El film se centra en cómo estos perros permanecen fieles a su amo y en todo momento tratan de mantener a salvo a los científicos, aún arriesgando sus propias vidas. Pero no haremos un spoiler aquí, ¡puedes ver tú mismo esta peli!

Características

El alaskan malamute tiene muchos aspectos físicos parecidos a los del lobo, al igual que el Husky siberiano, motivo por el que mucha gente tiende a confundirlos.

Es un perro corpulento, con apariencia robusta, musculoso y que puede parecer imponente; es un perro de mediano tamaño que, gracias a sus rasgos de lobo, puede ser intimidante, pero no es agresivo; más bien es una raza dócil y trabajadora.

El alaskan malamute es muy ágil para desplazarse, por lo que notarás que sus movimientos son bien fluidos y equilibrados, algo que le confiere ventaja a la hora de tener que tirar de los trineos y mover cargas pesadas, así como para caminar en medio de intensas nevadas y sobre la nieve.

Debido a su entorno geográfico, estos perros se caracterizan por poseer pulmones más anchos o amplios, pues así sus funciones respiratorias se desarrollan con mayor eficacia en medio del arduo trabajo y de las condiciones climáticas tan extremas.

Su cuerpo, robusto, compacto y con buenas proporciones, de manera general, es capaz de ayudarle a soportar muchas horas de trabajo; puede medir, en promedio unos 63 cm a la altura de la cruz y pesar más o menos los 35 kg.

En cuanto al color del pelaje, este es gris, pero puede variar hasta a tonos rojizos; posee dos capas; una externa, más rústica y que debe soportar el frío y los cambios bruscos de temperaturas, por lo que es impermeable; y una interna, que es como aceitosa, suave y delicada. Es normal que el alaskan malamute mude la capa de pelo más externa durante el verano, pues así logra estar fresco para la época.

Este perro no es un animal de gran velocidad, pero su resistencia y fortaleza para atravesar largos caminos le hacen ideal para cargar trineos con mucho peso, y debido a ello es considerado como un perro de tiro de trineos junto a otras razas de perros nórdicas.

Sus huesos y músculos están configurados para que los malamutes puedan pasar terrenos desafiantes y soportar muchas inclemencias, pero no para que sean usados como perros de carrera o de competencias que involucren velocidad.

Es normal que esta raza mantenga su cabeza erguida, mientras que su cola suele estar a media altura y se le ve sobre el lomo del perro cuando éste está en posición de reposo. La cola posee pelo alborotado y un poco más largo que el del cuerpo, por lo que da la impresión de que tiene más pelo allí.

Tiene ojos con forma almendrada y de tamaño mediano; estos, poseen cierta oblicuidad y están sobre el cráneo. Su mirada es vivaz, aunque profunda y definida. A diferencia de los Husky siberianos, sus ojos son de color marrón o café.

Su cabeza posee buenas proporciones con respecto al cuerpo, pero es ancha y un poco alargada. En cuanto a sus orejas, son de tamaño medio, erectas y con forma triangular. Los pies de los alaskan malamute son compactos y acolchados, conocidos como ‘pies raqueta de nieve‘.

Los tonos más comunes del pelaje de los alaskan malamute son gris con blanco, negro con blanco, rojo con blanco y color café con blanco, aunque se habla de que existe una variedad completamente en blanco.

Aspecto físico

  • Apariencia: raza robusta, musculosa y resistente. Mantiene su cabeza erguida y posee un cuerpo compacto.
  • Tamaño: mediano – grande
  • Peso:entre 35 – 38 kg los ejemplares machos y entre 32 – 34 kg los ejemplares hembras.
  • Altura de la cruz: de 54 – 59 cm las hembras / de 60 – 64 cm los machos
  • Origen: regiones árticas (Estados Unidos)
  • Nombres comunes: malamute de Alaska, Alaskan malamute, la locomotora de las nieves, Malamute de l’Alaska
  • Cuerpo: es fuerte, robusto y con buenas proporciones; éste es alargado y posee extremidades acorde a las demás partes del cuerpo.
  • Cabeza: ancha y más o menos profunda; es buenas proporciones con el cuerpo.
  • Forma del cráneo: posee una leve redondez a la altura de las oreja, aunque se va haciendo de menor tamaño y algo plano al bajar hacia el área de las mejillas.
  • Orejas: son de mediano tamaño; están, por lo general, erguidas y tienen forma triangular. Tienen cierta inclinación hacia atrás, aunque no suele notarse a simple vista.
  • Ojos: tienen forma almendrada y son de color café o castaño; son de mediano tamaño y dan la impresión del que perro posee una mirada profunda y definida.
  • Labios: son de color negro
  • Hocico: es macizo y de gran tamaño, por lo que se pronuncia con fuerza desde la base del cráneo, donde es más ancho, en dirección a la trufa, donde se hace mas angosto.
  • Trufa: suele ser de color negro siempre ( aunque los ejemplares de color rojo la tienen de color pardo). En ciertas épocas, el color de la trufa puede cambiar y hacerse un poco más clara. La depresión naso- frontal es ligera.
  • Cuello: presenta un ligero arqueamiento, pero es fuerte y bien equilibrado.
  • Espalda: recta
  • Miembros: los posteriores son anchos; posee rodillas un poco dobladas con piernas muy musculosas; en cuanto a los anteriores, los brazos lucen robustos y algo inclinados, y están perfectamente alineados con los miembros posteriores.
  • Cola: tiene apariencia de penacho, pues su pelo es denso y largo; por lo general, está sobre la espalda del perro durante el tiempo del reposo, y está medio curvada.
  • Pies: son acolchados, pues así se protege del frío; estas almohadillas que poseen son gruesas, resistentes y macizas. El tipo de pie de los alaskan malamutes es llamado ‘pies raqueta de nieve’.
  • Pelo: de doble capa; una capa externa apta para los climas fríos; muy densa, lanosa y que suele mudarse durante el verano; y otra capa interna, aceitosa, delicada y más fina. Ambas capas son densas, aunque durante los veranos la cantidad de pelo suele disminuir, a la vez que es más corto.
  • Color: los tonos de esta raza varían entre el gris claro y el negro, pero los hay en tonos rojos; siempre combinados con blanco. Las tonalidades blancas predominan en las extremidades, la parte baja del tronco y forma una especie de mascarilla en la cara. También pueden haber ejemplares sólo en color blanco.
  • Velocidad y movimiento: no es un perro de mucha velocidad, pues está adaptado a caminar por zonas que deben recorrerse con precaución y, por lo general, debe arrastrar trineos y grandes cargas, por lo que no corre con agilidad. Aunque es muy resistente. Sus movimientos, a pesar de su peso y tamaño, son ágiles y bien equilibrados y es común observar que cuando el alaskan malamute corre todo el peso como que se concentra en el centro de gravedad del perro, o por lo menos así parece gracias al movimiento de sus extremidades.

Carácter y comportamiento

Es un perro que a primera vista pudiera parecer intimidante, debido a su fortaleza, su cuerpo musculoso y su tamaño, pero el alaskan malamute no es un perro agresivo ni reacio, más bien aprende a llevársela bien con sus amos con facilidad.

Debido a que esta raza es utilizada para labores de trabajo arduo, es un perro que puede reconocer a su amo y mostrarle fidelidad, y esto no le impide adaptarse luego a otro amo; lo que trato de decir es que el malamute hoy puede ser guiado por un amo para determinada tarea, y se muestra abierto a ello y receptivo, pero si mañana debe realizar tales labores con otro amo, no mostrará inconvenientes para seguir órdenes y cumplir los objetivos que se le planteen.

Es muy trabajador, por lo que resiste muchas horas de trabajo continuo, así como sabe adaptarse a condiciones climáticas extremas pues tanto sus patas acolchadas como su doble pelaje le permiten movilizare por los terrenos helados y poder resistir fríos intensos.

El alaskan malamute es un perro fiel, inteligente y muy activo, aunque no es veloz para desplazarse o correr. Es sociable, noble, cariñoso y se deja consentir por sus dueños. Es un buen perro para las familias con hijos, pues éste aprende a relacionarse con los niños con facilidad.

Claro, no es recomendable dejar a los peques solos con un malamute, pues si el perro percibe juegos que no le agradan se sentirá incómodo y podría reaccionar de manera defensiva.

Aunque es un perro para trabajar y mover grandes cargas, no es bueno como perro de compañía, pues es un perro al que le gusta estar en constante dinamismo, así que el estar en situaciones pasivas o rutinarias no le va bien.

En cuanto al espacio, te podrás imaginar que no tolera estar en espacios pequeños y confinados, pues le encanta el aire libre, los territorios extensos donde pueda andar con libertad y donde se sienta útil e importante.

Recuerda, al principio dijimos que esta raza ártica se adaptó a cumplir labores que podrían considerarse de supervivencia para los humanos, pues posibilitaba el tráfico comercial y el transporte de alimentos, y otros productos indispensables, para la gente de su entono. Es un perro muy territorial y que muchas veces pudiera sentirse amenazado por otros ejemplares o por perros de su mismo sexo.

A pesar de esto, es un animal que anda en manada, pues esto le hace sentir seguro; no presenta problemas para trabajar en equipo y puede formar grupos de trabajo con ejemplares de su misma raza sin ningún inconveniente siempre que se le enseñe esto desde que es un cachorrito, porque si no será misión imposible, pues puede mostrarse distantes y agresivo hacia los demás perros.

De esta misma forma, no se recomienda que lo lleves a vivir a casa si posees otras mascotas más pequeñas, como un gato, por ejemplo, porque podría ser un enemigo fatal de tu peludo felino.

No es un perro apto para vivir en las ciudades, así que lo mejor es que no inventes en tener un alaskan malamute como mascota si vives en un pequeño piso citadino.

En cuanto a las condiciones climáticas, éste prefiere los climas fríos, aunque podría adaptarse a lugares cálidos; eso sí, de ser llevado a vivir en tierras calientes, notarás que muda su pelo constantemente, pues así se libra de la capa externa, más densa e impermeable que le ayuda a estar caliente durante el invierno, en busca de frescura y ventilación para los duros veranos o climas tropicales que deberá afrontar.

Para que puedas convivir con un alaskan malamute, necesitarás darle grandes dosis diarias de ejercicio, pues si no estará insoportable, inquieto y se quejará hasta más no poder. Notarás que es un perro con un gran sentido de exploración, por lo que le gustará andar husmeando por todos lados y correrá de un lado a otro en busca de algo nuevo o para divertirse.

Tu patio, pequeño y cargado de objetos, no son un lugar ideal para que lo resguardes porque, primero que nada podrá tirar al suelo cualquier objeto que poseas hasta dañarlo o masticarlo (son famosos por masticar yeso) y, segundo, intentará escapar al sentirse limitado o preso.

Cuando se siente aburrido, aullará con intensidad y este sonido será tan molesto que querrás que se detenga, pero si no le das libertad y atiendes a su alta demanda de juegos, carreras, saltos y ejercicio, no lograrás calmarlo.

También, aullará si no le das comida suficiente, pues es un perro que come mucho ya que su entorno original (bosques y lugares de cacería) lo han hecho requerir grandes cantidades de comida para poder mantenerse y tener energía suficiente para sus trabajos.

¿Por qué llora mi perro? Descúbrelo acá.

Aspectos importantes del alaskan malamute

  • Energía: es muy enérgico, así que requiere de ejercicios y actividades intensas a diario.
  • Adaptabilidad: no debe estar en lugares encerrados y con poco espacio; necesita poder moverse de manera libre. Tampoco es recomendado para climas calientes; prefiere los climas fríos o templados.
  • Temperamento: es amistoso, independiente y equilibrado, aunque no es muy dado a compartir su territorio con otros perros. Tiene una gran capacidad para socializar y amistarse con los niños. Puede ser terco y obstinado.
  • Tiempo de vida: de 12 – 15 años
  • Tipo de perro: es un perro de carga, perro de trabajo y para tirar trineos. Si se tiene como perro de compañía debe ser adiestrado desde que es apenas un cachorro y se le debe suministrar el espacio, la comida y actividades necesarias para que se adapte de forma adecuada.
  • Enfermedades comunes: hemaralopía, displasia de cadera, enfermedades renales y problemas por cambios de temperatura.

¿Deseas un cachorro alaskan malamute?

Muchos desean tener un cachorro alaskan malamute debido a que son perros de hermosos rasgos físicos, pero cuidar de él puede quedarle grande a quienes no están comprometidos con su adiestramiento y cuidado diario.

Se necesita que un perro de esta raza sea entrenada por alguien que no vacile, que tenga un temperamento firme y equilibrado para poder enseñarlo con disciplina y que el canino aprenda  seguir órdenes.

No es un perro para alguien que no tiene experiencia en perros como mascota; el alaskan es apto para aquellos dueños que ya han poseído caninos en sus hogares, pues de esta forma podrán guiarle y adiestrarle. Recuerda, es un perro apto para labores salvajes, acostumbrado a andar de un lugar a otro como animalito de carga, por lo que cuidar de él será muy diferente a cuidar cualquier otro perro de compañía.

Si deseas tener un alaskan malamute como mascota, debes buscar la opinión de un veterinario, para que te indique las cantidades de comida que deberás suministrarle y te ayude a integrarlo con otros ejemplares perros y otros animales, pues los malamutes pueden ser depredadores de otros animales si sufren un episodio agresivo.

Si no tienes el tiempo, ni la paciencia, para ayudarle diariamente con rutinas de ejercicios, es mejor que escoja otra raza de perro, pues los malamutes de Alaska requieren dedicación todos los días para que puedan ejercitarse y drenar tanta energía que poseen. No brindarles tiempo de juego y ocio puede perjudicarle su salud.

Y, por último, es un perro que muda grandes cantidades de pelo, así que esto podría resultarte molesto, sobre todo si lo llevas a vivir a climas cálidos o tropicales.

Una recomendación que puede serte útil: si deseas un malamute de Alaska, pero no sabes cómo entrenarlo o cómo lidiar con los episodios agresivos, entonces opta por comprar un perro adulto, pues así éste ya ha sido entrenado y te evitas dolores de cabeza.

Cuidados y alimentación

Aunque los alaskan malamute necesitan de grandes cantidades de comida, no necesitan tanta como la mayoría de los perros de raza grande. Eso sí, debes tener mucho cuidado en brindarle comida de la mayor calidad posible y de monitorear su peso y la cantidad de nutrientes y proteínas que ingiere, pues así controlas su peso.

Es de suma importancia que desde que el malamute es apenas un cachorrito se le enseñe a comer a determinadas horas para que gane el hábito, y que no coma en exceso pues podría sufrir de hinchazón de estómago y obesidad.

Por lo general, se alimentan unas 3 veces al día hasta que alcanzan los 4 meses de edad; a partir de entonces, deberán comer una buena ración una vez al día, y tomar mucha agua fresca.

Lo normal es empezar con huevo cocido, carne cruda y algunas gachas de arroz cuando apenas nacen; luego, como a los dos meses se le puede alimentar también con vegetales, así como frutas y granos, pues el perrito necesitará calcio y otras vitaminas para continuar su crecimiento de forma adecuada.

Los pescados, sobre todo congelados, son una excelente fuente de grasas naturales que le caerán muy bien al malamute de Alaska, pero cuidando de que no ingiera huesos y espinas.

Luego, hay que añadir los alimentos secos, por lo que te recomendamos que compres aquellos que contengan vitamina E y sean de calidad humana, pues esto último significa que han sido elaborados con productos aptos para los seres humanos. Muchas marcas fabrican alimentos para mascotas a partir de huesos, restos de carne, cuero, partes de las patas, cola, etc., es decir, partes que normalmente uno no consume y que son difíciles de digerir para las pequeñas mascotas. Elige la mejor calidad, pues tu malamute lo merece.

El pescado y el aceite de pescado juegan un papel fundamental en la dieta del perro, pues con estos se garantiza que el alaskan posea una piel sana y el pelo fuerte y brillante.

Las caídas repentinas de pelo serán un mayor problema si tu mascota no consume pescado una o dos veces por semana. Muchos dueños de alaskan malamutes agregan unas cucharadas de atún o conserva de caballa en la comida del perro para ayudarle a que consuma su dosis semanal de grasa natural.

Si optas por alimentarlos varias veces al día, entonces divide la poción para que no le caiga muy pesada comerla toda de una vez. Tampoco debes darle de comer antes de hacer ejercicio o de ponerlo a trabajar, pues esto le generará malestar y hasta torsión de estómago.

El manto del malamute es muy esponjoso y suave, por lo que es normal verlo brillante y lanoso con sólo unas cuantas acicalaciones que el perro se hace al día, pero es importante el cepillado.

Quizás te interese: cuánto vive un perro

Como ambas capas de pelo son densas y tupidas, el cepillado diario ayudará a evitar que aparezcan nudos que, si no se atienden, más adelante serán casi imposible de desenredar. Cuando no se cepilla al perro con frecuencia, los dueños pasan por el terrible dolor de tener que corta (con unas tijeras) las partes del pelo enredadas, y ¡que pena! pues precisamente el manto del alaskan malamute es uno de sus principales atractivos.

Durante la época de muda de pelo, el cepillado se hace más fundamental, pues todo el pelo que se va mudando debe ser retirado; en caso de que no se haga, notarás enormes nudos por todas las partes del cuerpo de tu mascota.

Como hay ciertas partes donde el pelo es más largo o más corto (como en las patas o la cara) es necesario utilizar la herramienta adecuada para el cepillado, pues, aunque no lo creas, alguno nudos que se forman en los lugares donde el pelo es más corto pueden llegar a ser más difíciles de eliminar. Existen implementos especiales para este tipo de tareas y puedes ayudarte humedeciendo un poco el pelo del perro.

En cuanto al baño, lo normal es bañarlo cuando esté muy sucio. Utiliza champú especial para perros y que no sea muy fuerte para el pelaje del animal; también hay jabones naturales que pueden ayudarte a mantenerlo limpio, así como algunos jabones o champús que, además de limpiar al perro, lo protegen de garrapatas y pulgas.

Cuando lo bañes, retira bien el jabón o champú que uses, pues así evitas que algunos restos de éste, que quedan debido al pelo tan denso del cachorro, puedan irritarlo o escamarlo.

Utiliza un peine o cepillo metálico para peinar al malamute; péinalo en el mismo sentido que va cayendo el pelo, pero no así para la cola, para que esta luzca tupida y esponjosa, debes peinarla de arriba hacia abajo; es decir, en dirección de la punta hacia la base.

Salud y enfermedades

Los perros siempre estarán propensos a contraer pulgas y garrapatas, así que debes llevarlo al veterinario cada cierto tiempo para que lo vacunen y le recomienden algún desparasitante. Existen collares especiales para evitar que se contagien de este tipo de animalitos, así que no dudes en comprarle uno para mantenerlo a salvo.

La limpieza es fundamental para evitar que pulgas, garrapatas y parásitos se alojen en tu mascota; lava bien el lugar donde tu alaskan suele estar con frecuencia, o si le tienes una casita de perros, mantenla limpia y vigila que no queden restos de comida o de material fecal y orina en ella. Acá te cuento cómo eliminar garrapatas en perros.

Las enfermedades más comunes en los alaskan malamute son la displacia de cadera y de codos, insuficiencia renal y hemarolapía (dificultad para ver en el día cuando hay mucha intensidad de luz).

Cuando el perro vaya alcanzado la vejez puede perder la visión, su dentadura, en partes o completamente, disminuir su capacidad olfativa y presentar pérdida de apetito. Por eso, es necesario que comprendas a tu perro cuando sea viejo, pues así podrás darle apoyo y hacerlo sentir amado.

Las alergias dermatológicas y la torsión de estómago son frecuentes en esta raza. Puedes revisar las orejas, la boca, dentadura, piel y oídos de tu animal con frecuencia para que te asegures de que toda va bien con él; en caso de que notes algo extraño, es preciso llevarlo al veterinario.

Adiestramiento

Lo más sano para el cachorro, y para ti,es que el adiestramiento inicie cuando el alaskan malamute tenga unas 3 semanas de vida, pues así va captando toda la información que su dueño le suministre y aprende a confiar en él y a seguir sus órdenes.

Debes informarte con algún experto acerca de cómo instruir a tu malamute, pues no es tarea fácil y requerirás tener ciertas habilidades que no todos presentan. Por ejemplo, esta raza de perros puede ser muy independiente, desafiando a quien lo trata de adiestrar y mostrando irreverencia y dificultad para obedecer. Es un perro que luce imponente, por lo que necesitas ser firme y sagaz para educarlo.

Enséñale a ser amistoso y dulce; aunque estas características son parte de su carácter, los alaskan malamute desarrollan comportamientos agresivos si se les consiente mucho y no se les pone disciplina y límites.

Mientras se van entrenando, tratarán de destruir todo a su paso, así que sé firme para mostrarle que no debe andar por ahí dañando lo que quiera. Si logras ganarte el respeto del malamute de Alaskan, éste te obedecerá y será fiel toda su vida, pero deberás ser paciente y disciplinado para lograr adiestrarlo. No olvides incluir en sus rutinas diarias mucho ejercicio y actividades que le permitan drenar un poco su energía, así evitas que esté obeso y le ayudas a sentirse activo y libre.

Nota final

Como puedes ver, el alaskan malamute es una raza de perro fascinante; es de hermoso parecer y posee cualidades que lo hacen perros muy trabajadores, resistentes y buenos amigos del hombre. Si deseas tener un alaskan malamute como mascota, sólo debes asegurarte de seguir los consejos que acá te hemos dejado y verás cómo tu perro y tú crean un lazo emocional único.

Te invitamos a visitar nuestra sección mascotas para que halles más información de este tipo y puedas aprender un poco más sobre el mundo animal. ¡Hasta la próxima! Déjanos tus comentarios, será un gusto saber de ti.

 

 

 

Dejar respuesta