Razas de perros: Beagle

0
40

El perro beagle es una raza muy sociable, con apariencia compacta y un cuerpo muy equilibrado y flexible que les permite ser un perro de caza por excelencia. Se caracteriza por dejarse adiestrar con facilidad y ser juguetón, cariñoso y muy inteligente.

¿Deseas conocer más acerca de esta raza originaria de Inglaterra? A continuación te contamos todo lo que debes saber acerca de la raza de perros beagle: su historia, comportamiento, carácter y aspectos físicos más importantes.

Origen e historia

La historia de la raza beagle ha sufrido un largo trayecto para lograr mantener su pureza y permanecer, lo más fiel posible, a sus orígenes, no sólo en el aspecto físico que le caracteriza y le hace tan peculiar, sino también en cuanto a conservar su excelente carácter sociable y sus habilidades de caza.

Esta raza, una raza de perro sabuesos por naturaleza, fue una de las más valoradas en Europa durante muchos años para participar en la caza de pequeños animales, tales como conejos y liebres.

Sus orígenes se ubican en Inglaterra pero existen muchos documentos antiguos que ubican a un perro similar al beagle en una época tan antigua como el siglo V a.C., ¿dónde más? ¡En la Antigua Grecia! Fue el famoso historiador griego, Jenofonte, quien menciona a un canino que parece poseer todos los rasgos del beagle, y lo hace en su obra o ‘Tratado sobre la cacería‘.

Este perro antiguo llegaría a Inglaterra a través de los romanos, cuando estos gobernaban casi todo el mundo conocido para ese entonces; durante el Imperio Romano, se sabe que existían numerosas legiones que estilaban llegar a las tierras conquistadas o que eran su aliadas en grandes grupos de militares que se acompañaban de perros sabuesos.

Así, ciertos historiadores han podido ubicar la llegada de una raza de perro sabueso, primitiva del beagle,  a Inglaterra cuando algunas legiones romanas arribaron a la isla, provenientes de Grecia, desde donde pudieron trasladas ejemplares que, posteriormente, darían origen al beagle, tal como se le conoce hoy día.

Para ese entonces, parece que los sabuesos eran variados, existiendo una línea de perro de talla pequeña que se caracterizaba por tener orejas grandes y colgantes y un hocico ancho, así como otra línea, mucho más estilizada, de perros más grandes, con orejas pequeñas y un hocico un poco más afinado o puntiagudo.

Por otro lado, hablando de los orígenes de esta raza que se terminó de desarrollar y preservar en Inglaterra, se sabe que para el siglo XI, Guillermo El Conquistador (un rey inglés de procedencia normanda que empezó su reinado en el año 1066) fue quien llevó a la isla un ejemplar de perro talbot, una raza de Normandía que ya se extinguió pero que fue cruzado con la raza de perros galgos.

De los galgos, se quería mantener su gran velocidad, pues esta raza es una raza de competencia por excelencia, y así mezclar los rasgos físicos del talbot para conseguir una raza de cacería que fuera compacta, astuta y con un hocico bien desarrollado. El talbot era un perro de color blanco, muy lento, con olfato fino pero muy ágil para derribar presas y cazarlas.

Por otro lado, también se dice que en Inglaterra se desarrolló la raza southern hound a partir del talbot, y que fue de esta mezcla que aparecerían los beagles. No se sabe mayor cosa de los southern hound, sólo que desaparecieron en el siglo XIX.

En 1890, buscando promover y popularizar más la raza beagle, se creó el Club Beagle de Reino Unido, teniendo éste una primera exhibición para el año 1896. Así mismo, debido a que el general americano Richard Rowett importó algunos ejemplares de la raza hacia Estados Unidos durante los años 1870, se fundó en Illinois el Club Beagle de América, por iniciativa del mismo General Rowett.

La raza beagle ha sido muy popular en Canadá, Estados Unidos e Inglaterra, aunque sufrió ciertos periodos críticos durante las dos guerras mundiales, épocas que disminuyeron las jaurías y la cantidad de ejemplares existentes.

Ya, para finales de la Segunda Guerra Mundial, la raza parecía gravemente amenazada, aunque logró recuperarse. En el siglo XX, la caza de jauría perdió auge y tener un beagle resultaba algo muy costoso, así como el poder sostener las actividades cinegéticas relacionadas con la raza.

Sólo los nobles, la realeza y los más ricos y poderosos podían tener un ejemplar de la raza. De esta forma, las jaurías privadas fueron desapareciendo poco a poco.

A partir de 1960 la raza logró fortalecerse y gracias a la ayuda de muchos aficionados de estos perros y del Kennel Club Inglés, se logró registrar más de 4 mil ejemplares desde ese año.

Durante un tiempo largo existió una línea del beagle llamada ‘beagle de bolsillo‘ (pocket beagle), la cual apareció en 1901 y estaba representada por ejemplares muy pequeños que gozaban del cariño y la aceptación de los más ricos e influyentes, incluyendo a la Reina Isabel I, quien era dueña de un beagle de estos. Esta línea también desapareció.

En cuanto al origen del nombre de la raza, existen diversas posturas al respecto; algunos dicen que es de origen francés (becguele), otros que es de origen alemán (begele) o hasta de origen gaélico (beag), pero lo cierto es que todos están de acuerdo en que su nombre proviene de algún vocablo que significa ‘pequeño‘. Su origen inglés, parece derivar del vocablo celta beag.

Esta raza ha tenido algunas variantes; como dijimos al inicio, se conocía una línea de perros de mayor tamaño y otra de perros de talla pequeña, además del famoso beagle de bolsillo, pero existió también una línea llamada beagle cantores o singing beagles, los beagles de guantes o gloves beagles y los north country beagles.

Parece que el estándar moderno de la raza se le adjudica a Phillip Honeywood, quien en los años 1830 estaba a cargo de un criadero donde se cree que tenía ejemplares de southern beagles y north country beagles, de donde parece que se extrajo la herencia genética, o buena parte de ella, de la raza actual.

Descubre acá: por qué llora tu perro.

Aspectos físicos de la raza

La raza beagle se caracteriza por tener un aspecto refinado, compacto y bien equilibrado; su cuerpo tiene forma cuadrada y es robusto. Es musculoso y camina con cierta finura, con su cabeza levantada y contoneando la cola.

Su talla es mediana o pequeña, pues existen dos grupos de la raza. Uno, con ejemplares que pesan unos 10 kg y miden unos 30 cm, mientras que el otro grupo puede pesar unos 16 kg y medir hasta 40 cm.

En cuanto a la primera impresión que deja esta raza, se pueden considerar sus orejas grandes, que caen a ambos lados de su cara, con punta redondeada y una textura fina que las hace parecer tiernas y suaves.

Su color puede variar, pero es normal que existan perros bicolores y tricolores, donde se suelen combinar los tonos blancos, negros y marrones. Las tonalidades de marrón varían, por lo que se hallan perros con tonos rojizos, naranjas, rojo, marrón claro, etc. Toda la gama de combinación que pueda originarse del marrón.

El beagle bicolor, por ejemplo, es una combinación de tonos blancos con marrón, pero el marrón puede presentar algunas de las tonalidades que acabamos de mencionar.

El beagle tricolor, es de color blanco predominantemente, pero posee manchas blancas y manchas marrones. Este mezcla es llamada beagle tricolor o pied, pues también existe otra variante tricolor, conocida como faded tri, la cual tiene un manto de color blanco como base manchado con tonos negro y marrón oscuro.

Los ojos del beagle son grandes y por lo general son de color claro, como avellana, con una ligera separación el uno del otro. La cola también es muy llamativa, pues forma como una C invertida; está insertada alta y es peluda, con un un flequillo de abundante pelo en la punta, lo que le da una apariencia de más anchura.

El pelo del beagle es corto, liso, fuerte y denso; posee una sola capa de pelo. En cuanto a las extremidades, éstas son cortas, en proporción con el largo y tamaño del cuerpo. Las patas son muy fuertes, con nudillos que sobresalen, unas acolchadas almohadillas y uñas cortas.

El hocico del beagle es muy importante, pues por ser un perro de caza, es su olfato el sentido que más utiliza y que más ha desarrollado; su hocico es ancho y puntiagudo. De todas las razas de perros, parece que el beagle es el sabueso con el olfato más desarrollado. 

El olfato, junto con las largas orejas y los labios prominentes del beagle forman un equipo perfecto para ser excelentes rastreadores de animales u objetos en la tierra. Esta terna le permite ser muy eficiente reconociendo olores.

Estándar físico del beagle

  • Lugar de origen: Reino Unido
  • Esperanza de vida: de 12  15 años
  • Tamaño: mediano
  • Peso: entre 14 – 19 kg las hembras / entre 15 – 20 kg los machos
  • Altura de la cruz: entre 30 – 38 cm las hembras / entre 33 – 40 cm los machos
  • Apariencia: perro de cuerpo robusto, musculoso y bien equilibrado. Es compacto y se mueve con agilidad.
  • Cuerpo: de forma cuadrada, es alargado y fuerte.
  • Cráneo: es ancho y con creta occipital no muy marcada.
  • Cabeza: es más larga que ancha; tiene buenas proporciones en relación con el cuerpo del perro. Es lisa, sin pliegues o arrugas en ella.
  • Ojos: son grandes y con una ligera separación entre ellos; por lo general son de color claro, como de tono avellana. No están hundidos ni parecieran que saltan de la cara.
  • Hocico: es de tamaño medio; es puntiagudo con una trufa grande y ancha, al igual que sus fosas nasales. La trufa suele ser de color negro, pero puede presentar tonalidades más claras.
  • Orejas: son grandes, tiene forma redondeadas y caen ligeramente a ambos lados de la cara; son tan largas que si se estiran tocan la punta de la nariz del perro. Son de inserción baja, suaves y anchas.
  • Cuello: es largo, lo suficiente como para facilitarle al perro las tareas de rastreo y caza. Es fuerte y no presenta una papada prominente.
  • Depresión naso frontal: muy marcada.
  • Mandíbulas: tiene una mordida en tijera muy fuerte. Sus maxilares son resistentes.
  • Espalda: es recta, con una línea dorsal también recta y de lomo corto.
  • Cola: suele llevarla en forma de sable; nunca la enrosca o la deja caer en su espalda; por lo general parece formar una C invertida. Tiene una alta inserción.
  • Color: suele combinar dos colores y tres colores, con el blanco como color predominante y que se combina con tonos negros y marrones. Las manchas son típicas en la raza, siendo la cabeza, la cola, los pies y el pecho las partes del cuerpo que más manchas exhiben.
  • Pies: son compactos y poseen almohadillas bien acolchadas, con uñas cortas.
  • Pelo: posee una sola capa de pelo; el pelo es corto, denso y liso. En la mayoría de ejemplares, la punta de la cola suele ser de color blanco.
  • Tipo de raza: perros de rastro o sabuesos

Carácter y comportamiento

El beagle es un perro muy activo; de hecho, es uno de los perros cuya personalidad puede llegar a ser tan intensa como interesante, pues se mantiene ocupado de un lado a otro y siempre con gran curiosidad por los objetos o animales de su entorno inmediato.

Esta particularidad en su comportamiento puede resultar un poco extenuante para sus dueños, pues deben contar con mucha energía para lidiar con el derroche de actividad de su canino. Sin embargo, es precisamente este carácter de jugueteo, vigilancia y poca timidez lo que les hace ser tan atractivos para las familias con niños.

Es un perro sociable, amable y cariñoso que puede adiestrarse para que mantenga una buena relación con sus dueños, sobre todo con los consentidos de la casa, quienes se dejan conquistar por el carácter afable, jovial y juguetón del beagle.

El beagle puede ser muy dócil y sensible para entender los mandatos de sus dueños, aunque algunas veces se le ve retraído y poco dado a conectarse con terceros; aunque esto cambia cuando tiene contacto constante con ellos, mostrándose muy amigable cuando agarra confianza.

Aunque tiene un gran instinto protector, no se muestra agresivo en ningún momento; ni siquiera cuando debe asumir una postura defensiva para defender a sí mismo o a los suyos. Esto es una gran ventaja para los peques y para tener al beagle junto con otras mascotas. Se la lleva bien con perros de su misma raza o de otras.

En el caso de tratar con otros animales, puede ser amigable, pero eso no tapa que quiera olfatearlos o hasta llegar a verlos como animales de caza, pero con adiestramiento desde temprana edad, esto se moldea.

No presenta oposición a la autoridad; sabe respetar la jerarquía impuesta y acata órdenes; muchas veces, los dueños se frustran con su beagle, pues es una raza dada a distraerse con facilidad al momento de ser adiestrada, sobre todo si se siente persuadido a seguir alguna pista o rastro.

Pero esto es parte de su naturaleza y desde ya debes saber que nada cambiará este instinto de rastreo y que el canino no lo hace para desafiarte o resistirse a ser adiestrado, más bien digamos que herencia genética. Lo que puedes hacer es tener paciencia y enseñarle a ser disciplinado.

Puede llegar  a ser muy territorial y celoso con su familia, pues le encanta estar acompañado de sus dueños. Estar solo por muchas horas puede causarle ansiedad, deprimirlo o hacerlo que se comporte de forma alocada, mostrándose reacio a seguir órdenes y tener comportamientos ociosos.

Por ejemplo, suele expresar su falta de compañía con un intenso, molesto y continuo ladrido. ¡Sí, un momento muy tedioso!  Su peculiar ladrido es único en esta raza y también lo manifiesta cuando está aburrido o cuando va de cacería. Muchos aseguran que más que un ladrido es un aullido.

Su carácter es decisivo y por eso puede tomar sus propias decisiones y resolver situaciones sin esperar la orden o la aprobación de su dueño. No esperes que sea un perro pasivo que se queda esperando que tu inicies un juego o que vaya a pasar tiempo encerrado en un piso, más bien notarás que puede pasar horas seguidas jugando o corriendo sin parar, sin agotarse y sin mostrarse aburrido.

Es un can que toma la iniciativa y puede llegar a ser muy impulsivo, por lo que no se recomienda sacarlo a la calle sin correa.

Llevarlo a diario a dar caminatas largas puede ayudarle a drenar tanta energía y le permitirá utilizar su fabuloso y bien desarrollado sentido del olfato, pues se sentirá feliz y realizado al andar husmeando en el parque, la calle o cualquier lugar espacioso y al aire libre.

No se recomienda tenerlo en un apartamento, pues allí no encontrará suficiente espacio para sentirse cómodo y los ladridos pueden dejarte muchos problemas con los vecinos y la junta administradora del edificio.

Les encanta ser acariciados con frecuencia y que se le considere un miembro más de la familia, por lo que se muestra complacido al pasar tiempo contigo mientras juegas junto a tus hijos;  no lo dejes durmiendo fuera de casa, como en la cochera o el patio, pues él prefiere dormir en el interior, cerca de ti.

Es una raza a la que le encanta comer y comer hasta ya no poder, lo que les hace ser presa fácil de la obesidad, así que debes considerar este factor para que puedas regular la cantidad de comida que tu beagle ingiere y que posea un tiempo diario para moverse y ejercitarse.

De forma general, el beagle es una raza jovial, dulce y traviesa que ejecuta movimientos con gran habilidad; es un perro rápido para correr y moverse y muestra mucha resistencia y determinación para cazar una presa, aún cuando esta sea alguna pelota u objeto que le encomiendes como parte del entrenamiento.

  • Temperamento: es valiente, dulce, determinado y audaz.
  • Sociabilidad: es muy sociable y dado a encontrar amistades; se la lleva de maravilla con los niños y no es agresivo con extraños.
  • Energía: muy alta
  • Adaptabilidad: suele adaptarse a la vida en la ciudad o a la vida rural, pero siempre que se le dedique tiempo diario y el canino tenga suficiente espacio para correr y moverse.
  • Salud: infecciones de oídos, cataratas, glaucomas, vías nasales tapadas, displasias.
  • Tipo de perro: perro de caza, perro de rastreo y perro de compañía.

Razas de perros: todo lo que necesitas saber.

Alimentación

Debido a que el beagle posee un gran olfato, éste se deja llevar con mucha facilidad por los olores que percibe, sobre todo si es comida que no le pertenece, que tú estés preparando o que rastree cerca de él, esta situación hace que la alimentación del beagle sea un tema complejo y preocupante.

Debes evitarle la glotonería a toda costa. La obesidad no sólo provocará problemas físicos en él, como los que puede dejar la falta de actividad y la disminución en el ritmo de vida tan activa que suele llevar un beagle sano, sino que lo hará ganar problemas psicológicos o mentales, al sentirse deprimido y limitado por no poder comportarse de la manera tan enérgica que le caracteriza.

Cuando el beagle está recién nacido, lo normal es que sea amamantado por su madre durante el primer mes, que es cuando ya empiezan a salirle los dientes y puede empezar a comer papillas. Si la madre no lo puede alimentar, deberás utilizar leche especial para cachorros recién nacidos.

Entre el mes y medio y los dos meses, tu can ya estará preparado para comer croquetas o comida seca, y debes proveerle abundante agua fresca. Debes comprar un pienso de alta calidad para alimentarle hasta que alcance la edad de 6 meses, aunque durante toda su vida debes darle comida de la mayor calidad posible, claro está.

Pero lo que intento decir es que es muy importante que en los primeros meses el perro cuente con alimentos que contengan grasas, calcio y proteína adecuadas para que él pueda desarrollar toda su musculatura y consigan la energía necesaria para estar fuertes y sanos.

Durante los primeros 6 meses es normal que coma tres veces al día; luego, se le dará alimento sólo dos veces por día. Lo normal es que se le de comida en la mañana y en la noche, cuidando de no darle pienso o comida muy grasosa que le ayude a ganar peso.

Escoge aquellos alimentos que contengan poca azúcar, sean ricos en proteínas y que no tengan grandes cantidades de cereales. Si te decides por una alimentación mixta, es decir, de pienso para perros y comida casera, debes asegurarte de darle suficiente proteína, pues muchos, por razones no entendibles, dejan la proteína a un lado como si el perro fuera vegetariano. ¡Tu perro es carnívoro te guste o no!

Los huesos crudos podrían ser una excelente opción, pues de ellos obtienen grandes cantidades de calcio.

Cuando ya el beagle está entrando en la edad de anciano, su glotonería no se reduce, pero sí su energía; una combinación mucho más peligrosa, pues querrá comer a diestra y siniestra sin hacer mucho ejercicio o realizar actividades que le permitan evitar subir de peso. Existen algunos piensos para adelgazar que pueden ser tu mejor aliado si notas que tu anciano canino está engordando de forma descontrolada.

Si dejas que tu perro esté obeso, le estarás despidiendo antes de tiempo, pues la obesidad en los beagle ancianos les acarrea muchas enfermedades cardiovasculares que con prontitud le quitará la vida.

Por qué no come tu perro

Salud y enfermedades

El beagle es un perro muy sano; por lo general, las enfermedades más comunes en esta raza tienen que ver con sus largas orejas, afectando el oído, y su sentido del olfato.

Las infecciones de oídos suelen ser frecuentes, así como los desgarros cuando le halan las orejas al perro; hay que enseñar a los peques acerca de esta práctica, pues aunque parezca un acto de cariño y juego, le puede ocasionar grandes molestias al beagle.

Como la raza utiliza tanto su sentido del olfato y posee anchas fosas nasales, es común que objetos extraños o pequeños animalitos se introduzcan a través de ellas, causando irritaciones y problemas respiratorios.

Las vías tapadas es una condición común en la raza y ameritan una visita urgente al veterinario.

Las cataratas y glaucomas también son enfermedades comunes, por lo que te viene bien mantener los ojos de tu canino limpios y chequeados cada cierto tiempo.

El enanismo, aunque no sé si llamarlo una enfermedad, ha estado afectando a la raza, pues en los últimos años se ha tratado de conseguir una línea de beagle más pequeña, similar como a los beagles de bolsillo o pocket beagle.

Por otro lado, tu canino no escapa de poder ser hospedador de pulgas y garrapatas, así como de parásitos o ácaros, por lo que debes mantener una higiene adecuada para evitar que sea presa fácil de estos portadores comunes de enfermedades.

Acá te contamos cómo eliminar las pulgas en los perros.

Cuidados básicos de la raza

El cuidado de un beagle no es complejo; por ser un perro de pelo corto, estará bien cepillarlo dos o tres veces por semana, pues sí suele botar mucho pelo, pero no es algo que quite el sueño o sea difícil de manejar. Utiliza un peine con cerdas suaves, en lugar de uno metálico.

En cuanto al baño, un baño una vez al mes será suficiente para mantenerlo limpio y evitar que las garrapatas u otros invasores puedan acercársele. Cepíllalo antes de bañarlo, pues así retiras el pelo muerto y evitas que se formen bolas durante el baño.

Lava muy bien sus orejas, así como debes limpiarlas con frecuencias, pues son lugares que alojan mucha suciedad debido a su tamaño, forma y textura. Eso sí, evita que se llenen de agua, pues si no tu perro ganará un rápida infección de oídos.

Utiliza un champú que no sea muy fuerte para que no se irrite la piel y cuando lo bañes, asegúrate de retirar todo el champú de su pelaje; además, deberás secarlo con sumo cuidado para que no quede humedad en él.

Limpia también sus dientes con frecuencia, pues el sarro y la placa bacteriana pueden dañar la dentadura de tu beagle. Si dejas pasar mucho tiempo sin revisar su boca y darle una profunda limpieza dental, el mal olor y el sarro harán de las suyas.

Muchos olvidan la higiene dental de su mascota, y cuando su canino entra a la adultez, se lamentan, pues su dentadura se cae y el perro presentará decaimiento y falta de apetito debido a que no sabe cómo lidiar con semejante situación.También, no olvides cortar sus uñas cuando notes que ya empiezan a sobresalir las almohadillas, pues como es un perro juguetón y cariñoso, puede arañar a tus peques.

Existen collares especiales para mantener al perro libre de parásitos, por lo que es fundamental que consideres comprar uno, pues debido al estilo de vida tan libre y curiosos de tu canino, éste puede ganar pulgas y garrapatas cuando menos lo imagines, sobre todo cuando ande husmeando por allí.

Si deseas aprender cómo eliminar las garrapatas de tu perro de forma casera, en este post lo descubrirás.

La vacunación también es indispensable para que tu adorable mascota esté saludable y fuerte; por lo general se le proveen 4 dosis o vacunas, colocando la primera cuando el beagle tiene apenas unos 45 días. Ya luego se le suministra una dosis una vez al año, pero puedes preguntarle al veterinario para que te oriente al respecto.

Nota final

Si andas en busca de un cachorro alegre, inteligente, vivaz y muy curioso, entonces el beagle es la raza de perros perfecta para ti, pues en él encontrarás a un amigo divertido e ingenioso que todos los días te sorprenderá con sus locuras y atrevimientos.

Si deseas conocer más acerca del mundo animal, no dudes en pasearte por nuestra sección mascotas, pues tenemos mucha información útil e interesante que de seguro te encantará.

Recuerda compartir este artículo en tus redes sociales, pues de seguro tus amigos quieren aprender un poco más sobre la raza de perros beagle. ¡Hasta la próxima!

 

Dejar respuesta