Consejos para una Mudanza “Tranquila”

0
365

Mudarse tiene una carga emocional muy importante, no solo estás dejando atrás tu casa o tu vecindario sino millones de recuerdos y momentos importantes, como la mancha en la alfombra que dejó tu hijo mayor al comer helado por primera vez (que no salió con nada, vale resaltar), esa pared donde tu pareja y tu colgaron el primer cuadro juntos, el balcón que fue el protagonista de tantas cenas románticas y así como estos, muchos otros.

El paso más difícil en una mudanza es tomar la decisión de hacerla, si ya tienes la determinación de cambiar de hogar estás a la mitad del camino solo debes enfocarte e irte despidiendo de tu viejo hogar, la aventura está a punto de comenzar. En este artículo te indicaremos como hacer esa transición de una manera muy sencilla y sin tanto estrés.

Me voy a mudar ¿Qué debo hacer primero?

Antes que todo, organízate si puedes dedicar dos o tres semanas para afinar todos los detalles como por ejemplo, el número de cajas, el espacio en el camión de mudanza, si en tu nueva casa hay o no ascensor, quiénes te ayudarán en el traslado y cosas por el estilo, el éxito de tu mudanza está garantizado.

Haz un inventario de todas tus cosas, determina que se irá a tu nueva casa, que desecharas, que donarás y también puedes seleccionar un par de cosas para vender y divertirte haciendo una venta de garaje, además podrás conseguir un dinerito extra para terminar de cubrir los gastos de la mudanza. Consigue un montón de cajas, un marcador negro, cinta adhesiva y empieza a empacar.

Recuerda, es un nuevo comienzo así que sería buen momento para deshacerte de esos regalos feos que nunca usaste y dejaste guardados en un armario o de esos juguetes que ya tus pequeños no utilizan y están amontonados en algún rincón. Una manera útil de reconocer que objetos ya no son indispensables en tu día a día es seleccionar los que no uses hace más de 6 meses, te sorprenderás al darte cuenta que esa cafetera tan sofisticada que te regalo tu mejor amiga solo está ocupando espacio en tu cocina.

Es importante que al momento de empacar lo hagas por habitación, así será más fácil cuando llegues a la nueva casa arreglar los artículos que correspondan a cada lugar, y muy importante etiqueta bien cada caja así evitarás la confusión y el estrés que genera no encontrar lo que necesitas. Si la mudanza no se realizará de inmediato (para ahorrar tiempo) puedes ir guardando los objetos que no utilizas diariamente, incluyendo la ropa pero no guardes todo, solo lo que no uses siempre y deja algunas cajas abiertas en caso de necesitar algo que ya se encuentre empacado.

Al momento de empacar los electrodomésticos es fundamental que revises si tienes las cajas originales ya que nada los va a proteger tan bien como la caja que fue diseñada para ellos, pero si la desechaste o está dañada puedes utilizar una caja un poco más grande y cubrirlo con material de empaque como plástico de burbujas.

Tu mejor aliado al momento de trasladar tu ropa son las cajas armario, solo debes sacar las perchas de tu closet y meterlas en la caja exactamente como estaban, así evitarás que se arruguen y debas mandarlas nuevamente a la tintorería. En el caso de la ropa que no sea tan delicada puedes doblarla y meterla en bolsas negras antes de meterlas en las cajas protegiéndolas en caso de que la caja se moje.

Si tienes hijos pequeños inclúyelos en el proceso, explícales que es lo que quieres lograr con la mudanza y hazlos protagonistas, deja que ellos decidan que juguetes quieren llevarse consigo y cuáles no, por supuesto poniéndole un número como límite. Así tus hijos determinarán con cuales objetos de verdad jugaran ya que será un poco tedioso empacar y desempacar un millón de juguetes que luego no usarán, y habrá que regalar o donar posteriormente. Esta recomendación también aplica para ti.

Arma una caja especial con todos los implementos básicos para sobrevivir algunos días mientras terminas de instalarte en tu nuevo hogar, ésta debe contener: las llaves de la casa, cargadores, ropa, medicina, artículos de aseo, computadoras, pijamas, uno que otro aperitivo, entre otros. No olvidemos que en algunas ocasiones es imposible desempacar todas las cajas en un solo día y debes ir al trabajo, comer, bañarte y vestirte mientras tanto, ¿verdad?

También es conveniente armar una segunda caja especial (preferiblemente antiincendios, solo por si acaso) donde guardes tus documentos importantes y objetos valiosos, así será más sencillo tener todo en orden y no extraviar cosas importantes. Porque perder papeles importantes del trabajo o de los niños en medio de un montón de cajas y material de empaque no debe ser nada lindo, mejor guardémoslo todo en un solo lugar.

La limpieza de tu nuevo hogar es fundamental, puedes establecer en tu calendario un día exclusivamente para hacerla o contratar a personas que lo hagan (actualmente hay muchas empresas dedicadas a ayudarnos con este trabajo), esto hará que resulte más sencillo organizar todos tus objetos personales. Puedes saltarte este paso pero luego tendrás que hacer una limpieza a fondo apartando todos los muebles, adornos y otros objetos, lo que te llevará un poco más de tiempo. Mejor prevenir que limpiar de más.

En el proceso de mudanza: No debes olvidar…

  • Cancelar los servicios de tu antigua casa como el teléfono, luz, agua, gas, alarmas, Internet antes de contratarlos en tu nuevo hogar, así evitarás problemas administrativos que pueden convertirse en un verdadero dolor de cabeza.
  • Cambiar tu dirección postal, así evitarás confusiones y extravíos de documentación importante.
  • Empacar un botiquín de primeros auxilios, entre tantas cajas, floreros, cuadros, espejos y otros objetos alguien puede salir lastimado, nada como estar preparado para esos imprevistos.
  • Limpiar tu viejo hogar y rellenar todos los agujeros productos de la colocación de cuadros y posters. Esto puede ayudarte a darle un último adiós al lugar donde compartiste tantos momentos importantes.

Por último pero no menos importante ¡diviértete! Te mereces unas palmaditas en el hombro, diste un gran paso al dejar tu viejo hogar, así que pon un poco de música mientras organizas todos tus espacios, llama a un amigo o a tu pareja, preparen unos tragos y a estrenar tu nuevo hogar.

Dejar respuesta