Cómo funciona el retrete

0
928

El inodoro es uno de los aparatos más prácticos en nuestra vida diaria, e irónicamente no le prestamos suficiente atención. Existen muchos diseños de éste increíble objeto; y también nombres, los cuales varían dependiendo de región. Algunos de ellos son los siguientes: Taza del wáter, inodoro, retrete, water, escusado, letrina, entre otros. Lo que muchas veces sucede, es que estamos tan acostumbrados a verlo y utilizarlo diariamente, que no nos percatamos que el retrete es una de las grandes maravillas de la física y uno de los mejores empleos de la fuerza del efecto sifón, la cual consiste en utilizar agua para deshacerse del excedente de agua y desperdicios. Si te has hecho la pregunta ¿cómo funciona el retrete? sigue leyendo y acá te explicaremos.

En primer lugar vamos a analizar su estructura, el retrete es un sistema compuesto de diferentes piezas que son: la taza, la cisterna, el mecanismo de la cadena y el sistema de recarga. Todas estas piezas en conjunto crean un mecanismo de evacuación realmente eficiente que nos ayuda a deshacernos de los desperdicios humanos de la manera más higiénica y sanitaria.

También te puede interesar conocer la historia del inodoro.

 

Para entender mejor cómo funciona éste mecanismo, la clave está en el efecto sifón. El sifón es una tubería en forma de “S” que se encuentra conectada a la taza y su función es mantener el balance de agua en ésta y evitar que los gases y malos olores de las cañerías suban y lleguen a la casa, todo esto a través de un sistema a modo de cierre hidráulico. A continuación te explicaremos de manera más detallada cómo funciona un inodoro:

Para que pueda suceder el efecto sifón, es necesario verter agua en la taza con fuerza, para que así ésta sirva de empuje al agua que se encontraba en la taza y así sobrepase la curva y pueda caer por el sifón. Si por el contrario, el agua es vertida con suavidad no llegará suficiente hasta el sifón cómo para bajar por él.

Al verter agua en la cadena, el sifón se llena y el agua y el contenido de la taza bajan por la tubería, tal cual como sucede al tirar de la cadena. Cuando toda el agua que se encontraba en la taza desaparece, entra aire por el sifón y se desactiva la cadena, quedando lista la taza para ser usada nuevamente.

Para lograr deshacerse del contenido que está en el retrete sin tirar de la cadena y vertiendo agua, lo principal que se debe hacer es asegurarse de llenar el sifón y luego la gravedad se encargará del resto gracias a las fuerzas cohesivas de los líquidos, que utilizan el agua para dejar ir todo lo que se encuentra en la taza y luego drenar por la tubería, y listo, así es como funciona el wáter.

Lo que crea el efecto sifón es la gravedad y no un cambio de presión. La cisterna hace el mismo trabajo que si vertiéramos el agua, al tirar de ella se activa la válvula de nivel y se destapa el desagüe. En esto, la cisterna descarga toda el agua a la taza del inodoro a través de pequeños agujeros que se encuentran en ella, esta agua crea la presión sobre el contenido del retrete y la empuja hacia un agujero más grande, que es donde se encuentra el sifón para así evacuarlos.

La presión del agua activa el sifón, que empuja el agua y los desperdicios cañería abajo. La válvula de nivel se mantiene flotando mientras haya agua en el cisterna, luego de que esta se vacía, la válvula cae tapando el desagüe para permitir el llenado de la cisterna nuevamente. La presión del agua mantiene la válvula en su sitio hasta que sea utilizada de nuevo.

Cabe destacar, que la dirección de la rotación del agua del retrete no varía dependiendo del hemisferio del planeta en el cual se encuentre, como es la creencia popular. De hecho, la explicación es bastante sencilla, puede depender de muchas cosas como la forma de la taza, la inclinación y la dirección en la que el agua entre a la casa.

Durante este proceso, y al vaciarse la cisterna, el flotador cae hasta el fondo de ella y automáticamente acciona una válvula de llenado. Esta válvula se abre cuando el flotador cae y envía agua a la cisterna y a la taza para deshacerse de los residuos. A medida que la cisterna se llena, el flotador va subiendo hasta llegar a un punto donde la válvula de llenado se cierra.

Puede pasar que la válvula de llenado no llegue a cerrar, pero no hay nada de qué preocuparse porque dentro del sistema hay un tubo de desagüe para evitar la inundación, este tubo se encarga de enviar el agua circulante hacia la taza para así evitar un accidente. Aunque pese a que el agua no se derrame del inodoro, se puede consumir mucha de esta manera.

Es curioso saber que el retrete consume más del 30% de toda el agua que se usa en una casa. De hecho, es el aparato doméstico que más agua consume. Durante muchos años se han ideado cada vez más modelos de inodoros novedosos que requieran de menos agua y puedan cumplir con su función con la misma efectividad y de cierta manera se ha logrado progresar, en el año 1960 un inodoro consumía 20 litros de agua cada vez que se usaba, actualmente requiere sólo entre 5 a 6 litros.

 

 

 

 

Dejar respuesta