¿Cómo saber si mi gato tiene toxoplasmosis?

0
40

Conocer el estado de salud de tu gato es muy importante, sobre todo si estás embarazada o estás intentando estarlo; la toxoplasmosis es una enfermedad muy común en los gatos y que puede contagiarme a los seres humanos debido al contacto con el felino, por lo que representa un grave problema para el feto cuando una mujer está embarazada, pudiendo ocasionar la muerte del futuro bebé durante los primeros tres meses de gestación, sobre todo.

En este artículo te vamos a contar qué es la toxoplasmosis, cómo se contagia y cómo saber si tu gato tiene toxoplasmosis, para que tomes las previsiones necesarias y tanto tu felina mascota como tú puedan gozar de buena salud.

Te puede interesar: cómo saber si mi gato tiene fiebre

¿Qué es la toxoplasmosis?

La toxoplasmosis es una enfermedad de origen parasitario que se produce debido al parásito Toxoplasma gondii, un protozoo que suele hospedarse en los gatos y otros felinos.

Este parásito tiene una gran habilidad para invadir las células de quien lo hospeda, sea el hospedador un gato o un ser humano, por lo que representa un problema grave cuando la mujer está gestando. Sin embargo, la mayoría de las veces las personas y los gatos tienen toxoplasmosis y no se evidencia ningún síntoma.

En mi caso, debo decir que durante mi embarazo la pasé muy mal al descubrir, en el cuarto mes de gestación, que habían señales de que tuve toxoplasmosis, sólo que no estaba activo en ese momento; eso no impidió que estuviera bajo un tratamiento médico estricto durante dos meses, sin contar con el miedo que sentí al pensar que podría pasarle algo malo a mi nena.

Afortunadamente, ese episodio fue superado y mi bebé nació perfecta. Por cierto, yo no tengo gatos en casa y difícilmente paso tiempo en contacto con gatos. ¿Entonces? ¡Veamos!

¿Tu gato tiene parásitos? ¡Descúbrelo!

¿Cómo se contagia la toxoplasmosis?

Como dije, yo no tengo gatos en casa, pero la toxoplasmosis no sólo se contagia a través de un gato infectado, sino también al consumir carne cruda, sobre todo cuando salimos a comer en la calle, pues no tenemos control de cómo se prepara la carne y qué tan cosida está.

Aunque es común que sean los gatos los hospedadores del parásito gondii. Ahora bien, el contagio se da al estar en contacto con restos fecales de gatos que padecen la enfermedad, por lo que fácilmente pude estar en contacto con un gato de estos en mi vecindario, en un parque o en la calle, sin siquiera darme cuenta.

Puede que mantengas una higiene estricta con tu mascota y lo chequees regularmente en el veterinario, pero tu dulce felino no escapa de contraer el parásito durante un simple paseo al parque o al relacionarse con otros gatos fuera de casa. Basta con que se junte unos minutos con un gato u otro felino que sea hospedador del Toxoplasma gondii.

¿Se ha contagiado mi gato?

Tu gato puede contraer el parásito de la toxoplasmosis al estar en contacto con otros gatos infectados, como acabamos de señalar, pero también al estar cerca de heces contaminadas o al comer carne cruda o semi cruda; al andar de cacería, tanto de aves como de roedores, el gato también estará vulnerable a este parásito.

Cuando el gato se contagia de toxoplasmosis, este virus invadirá el intestino del felino para reproducirse, lo cual llevará un tiempo aproximado de 15 a 20 días. Pasado este tiempo, el parásito pondrá huevos, llamados ooquistes, los cuales serán desechados al exterior y quedarán expuestos por medio de las heces del gatuno, heces que pasarán a ser un arma de infección para otros animales o para los humanos.

Es difícil determinar si un gato tiene toxoplasmosis, pero algunas veces se logra observar ciertos síntomas si el gato no tiene un sistema inmunológico fortalecido o si hay otras patologías afectando la salud de tu mascota, tales como fiebre, defensas bajas, problemas para respirar, diarrea y pérdida del apetito. ¿Estará enfermo tu gato?

Estos síntomas se consideran aislados, pero sirven para detectar la toxoplasmosis en el felino al tener que someterlo a una revisión veterinaria. Un examen de sangre puede despejar todas las dudas al respecto.

Si eres dueña de un gato o si tu esposa, madre o cualquier mujer de tu familia está embarazada o está en busca de quedar embarazada, lo mejor es que ella acuda al médico y se haga un chequeo donde le evalúen los valores de IgM e IgG (anticuerpos para medir toxoplasmosis) para así evitar problemas más graves durante el embarazo.

Si aún no estás embarazada, igual hazte el chequeo y también hazle una prueba de sangre al gato; mejor ir por lo seguro.

Si ya estás embarazada, será bueno y prudente que evites estar en contacto con tu felina mascota, aunque esto sea duro para ti, pero así cuidas de ti misma y de tu bebé. Por nada del mundo te acerques a las heces del gato durante el periodo de gestación. ¡Déjale esa tarea a otro!

Nota final

La toxoplasmosis es una enfermedad asintomática, por lo que se requiere de un chequeo médico para poder determinar que en efecto está activa en un gato o en un ser humano, así que planifica chequear a tu gato cada cierto tiempo para que puedas controlar su salud y así evitar que se contagie de este molesto y mortal parásito.

Te invitamos a visitar nuestra sección mascotas, pues allí tenemos muchos más artículos interesantes para ti. SI crees que este post ha sido  ayuda, no dudes en compartirlo en las redes sociales.

 

Dejar respuesta