¿Sabes cómo se hace el protector solar?

0
260

La piel es una parte muy importante del cuerpo; no sólo porque lo cubre por completo, sino porque es en ella donde inciden los rayos ultravioleta o rayos UV, los cuales pueden causar irritación, manchas, falta de elasticidad, envejecimiento, quemaduras (cuando se expone la piel por un tiempo muy largo a ellos) y hasta cáncer.

Para evitar todos estos males y tener una piel brillante, hidratada, elástica y saludable, es necesario contar con un poderoso producto que nos ayude a bloquear el efecto de los rayos UV, y es por ello que se creó el protector solar.

¿Sabes cómo se hace el protector solar? A continuación te vamos a explicar cómo se elabora este particular e indispensable producto de uso corporal.

Protector solar: un producto de uso diario

El protector solar es un producto de uso diario; muchas personas creen que éste se debe utilizar sólo cuando vamos a broncearnos a la playa o a una piscina, pero la realidad es que el sol está presente a diario; incluso en aquellos días que parecen nublados o poco soleados.

De esta forma, queda entendido que el protector solar debe ser considerado como un producto básico para toda persona.

Un protector solar no es más que una crema, gel, spray, tópico o loción que posee elementos naturales y sintéticos que, en combinación, ayudan a proteger la piel y disminuir el efecto dañino de los rayos UV en ella.

También existen protectores solares orgánicos o completamente naturales, pero en esta oportunidad nos vamos a enfocar en el producto comercial.

Existen tres tipos de rayos ultravioletas: los rayos UVC, rayos UVB y los rayos UVA. Los rayos UVA son los que más nos preocupan, pues estos logran penetrar por completo en la superficie terrestre, causando daños graves a la dermis y alterando las células al punto en que puede ocasionar enfermedades graves como el cáncer de piel.

Existe una gran variedad de protectores solares en el mercado, pero ninguno de ellos garantiza que pueda proteger nuestra piel al 100%, así que es fundamental utilizar el protector solar, pero sin abusar de la exposición prolongada al sol.

Encontrarás diversos tipos de protectores solares, por lo que muchos no saben cuál escoger; lo más recomendable es utilizar uno de FPS 15+ como mínimo. FPS significa factor de protección solar y es una medida que indica la cantidad de tiempo que el producto te puede proteger al estar continuamente expuesto al sol.

Los protectores solares son básicamente de dos tipos, según el tipo de filtro que posee:

  • De filtros solares absorbentes: son orgánicos y tienen la capacidad de absorber los rayos rápidamente.
  • De filtros reflectantes: constituidos por minerales, tales como el óxido de zinc.

Composición de un protector solar

Ya te hemos explicado que un protector solar debe, obligatoriamente, contener filtros para disminuir el efecto de los rayos UV en la piel; la mayoría de las marcas combinan estos dos tipos de filtros para lograr un producto más eficaz.

Dentro de los compuestos de un protector solar, tenemos:

  • Ácido para- aminobezoico, un excelente bloqueador de los rayos UVA.
  • Cinamato de metilo, para darle un olor grato al protector solar
  • Dióxido de titanio, un bloqueador de los rayos UV, el cual los refleja para impedir que penetren en la piel.
  • Óxido de zinc, un compuesto ideal para evitar arrugas y que actúa como antiséptico natural. Además, es poco soluble en agua, por lo que resulta muy adecuado como bloqueador solar.
  • Salicilato, un compuesto muy utilizado para tratar diversas afecciones de la piel. ¿Cómo quitar los granos de la cara?
  • Otros compuestos comunes: octocrileno, oxibezona, octinoxato, octisalato.

¿Cómo se hace?

El protector solar consiste en una mezcla a base de agua, pero esto debe mezclarse con los filtros antes mencionados, los cuales se disuelven sólo en aceite. ¿Cómo se logra integrar ambos ingredientes? A través de una emulsión.

De esta forma, lo primero que se hace es usar una emulsión para conseguir que las partículas de agua se unan a las del aceite; el proceso de emulsión lleva unos 40 minutos, mientras se calienta, se mezcla y se enfría.

Luego de esto, hay que trabajar en la textura del protector solar. Para encontrar la textura correcta y poder medir el grado de ésta, se utilizan equipos sofisticados donde se evalúa la viscosidad de la mezcla conseguida y se analiza si ésta es apta para cualquier tipo de pH, pues así se asegura que el producto no cause efectos negativos como irritaciones o acné.

Seguidamente, se realiza un test de filtros UVA, para conocer la magnitud y capacidad de protección que tienen  las moléculas de la crema; para ello, se usa un máquina de cromatografía. A través de esta máquina se define el FPS del producto.

Proceso de producción

Ahora que conocemos la teoría para elaborar un protector solar, vamos a ver cómo sucede en la práctica:

  1. Mezclar el aceite con el agua. Se calienta cada compuesto por separado; en el caso del agua, se calienta a 90°C y en el caso del aceite a 85°C.
  2. Se mezclan ambos compuestos cuando cada uno alcanza la temperatura antes indicada.
  3. Se mete la mezcla de agua y aceite en una emulsionadora, hasta que ésta consiga llegar a las 2500 rpm.
  4. Se dejan pasar unas 6 horas.
  5. La mezcla se deja hasta que se enfríe
  6. Se lleva a la planta donde se va a embotellar.
  7. Se embotella en recipientes de polietileno herméticos cuando el protector tiene una temperatura exacta de 20°C.

Quizás te interese: cómo lavarse las manos adecuadamente.

Nota final

Como puedes ver, el proceso de hacer un protector solar no es muy complicado, pero sí requiere de mezclar los elementos correctos para conseguir un producto de alta calidad y que funcione como la gente espera.

Es importante que a la hora de escoger un protector solar optes por aquel que no irrite la piel ni cause efectos secundarios negativos, que resista el sudor y el agua, que no sea muy aceitoso y que tenga una capacidad de protección de más de 15 FPS, como mínimo.

Por lo demás, ya estarás listo para disfrutar del sol y lucir un bronceado fabuloso, a la vez que haces alarde de una piel hidratada, elástica y tersa.

Si deseas más artículos como este, no dejes de visitar nuestra sección belleza, pues tenemos mucha más información para ti.

 

 

Dejar respuesta