¿Cómo se hacen las tarjetas de crédito?

0
74

La tarjeta de crédito es uno de los objetos más utilizados en todo el planeta, se utilizan para realizar compras, son aceptadas en casi cualquier establecimiento, prácticamente todas las personas tienen al menos una. Pero, ¿sabes cómo se fabrica una tarjeta de crédito? En caso de que no lo sepas y sientas curiosidad sigue leyendo, acá te explicaremos cómo es el proceso de fabricación de las tarjetas de crédito desde el momento en que son fabricadas hasta que están listas para usarse.

Mientras estás leyendo este artículo se están realizando más de tres millones de transacciones con tarjeta de crédito. Sólo en Estados Unidos hay más de mil millones de ellas, que si las unimos todas alcanzarían una altura de 900 metros. Pero luego de saber todo esto puedes preguntarte, ¿cómo se hacen las tarjetas de crédito?

Proceso de fabricación

Hoy en día las tarjetas de crédito contienen elementos de seguridad súper avanzados como hologramas antifraude, antenas de radio, microchips y tinta invisible. Y sabemos que lo tienen pero, ¿cómo lo hacen?

Las fábricas de tarjetas de crédito son unas con los estándares de seguridad más altos de toda la industria, y también una de las que más produce. En ellas se fabrican tarjetas para bancos y financieras de todo el mundo. Al año se pueden fabricar más de 100 millones de tarjetas, y si sumamos el crédito de todas ellas, éste alcanzaría un monto de al menos un billón de euros.

El diseño

El departamento de diseño gráfico se encarga de establecer las medidas y conceptos y del diseño de una tarjeta de crédito como tal se encarga una agencia de diseño gráfico contratada por la empresa.

En cuanto al proceso productivo, el diseño de las tarjetas de crédito debe regirse por ciertas normas, como las ISO, aunque pueden variar dependiendo del país al que vayan dirigidas y de esto se encarga la agencia que se haya contratado para realizar el diseño.

El diseño varía unas cuantas veces para evitar que los falsificadores puedan familiarizarse con uno. Luego de que se ha escogido uno, se crea lo que se llama “muestra electrónica”, que es un formato de validación.

El marketing es vital en cuanto a tarjetas de crédito, por ende es necesario adaptar el diseño de las tarjetas de crédito al cliente, que serían bancos o entidades financieras. Y una vez que el cliente ha aprobado el diseño se procede a imprimirlas. Que, contrario a lo que se cree es un proceso que se realiza manualmente.

Impresión

El primer paso de este proceso es introducir una lámina de impresión de aluminio en la grabadora de planchas, que en su interior tiene un láser que se encarga de grabar en el aluminio el diseño que se ha creado. Generalmente se utilizan cuatro planchas, una para cada color del proceso de impresión. Luego se procede a imprimir con una impresora especial para tarjetas, es interesante acotar que la primera tarjeta de crédito se utilizó en 1949.

También te puede interesar conocer la historia de la tarjeta de crédito.

Las tarjetas de crédito son muy llamativas por su aspecto, pero más allá de la estética contienen muchos detalles de seguridad que la mayoría no conocemos. Uno de estos es que en este pequeño pedazo de plástico hay una marca de tinta invisible que sólo puede verse con luz ultravioleta, y es única del banco emisor.

¿Cómo se creó la tarjeta de crédito?

Luego de que las dos caras de la tarjeta han sido impresas, se procede a realizar lo que en la industria se conoce como “sándwich”, que es la denominación para el proceso de montura de las diferentes capas de la tarjeta, incluyendo la protección plástica del reverso.

Las múltiples capas se unen y se sellan, luego se avanza al siguiente paso que es alinearlas a la perfección con la ayuda de un lector de códigos de barra y una cámara. Esta máquina se encarga de unir momentáneamente el PVC aplicando calor y presión. Luego una laminadora sella todas estas capas a 150 grados centígrados.

También te puede interesar cómo se fabrican las monedas.

De aquí salen capas muy blandas que tardan exactamente 18 minutos en ser flexibles, lo que es una característica muy importante. En esta máquina se pueden crear hasta 13 mil tarjetas en una hora, y las tarjetas por lo general tienen un límite de 6 mil euros, esto quiere decir que en pocas palabras, la máquina fabrica unos 80 millones de euros en sólo 60 minutos.

La banda magnética

La banda magnética de la tarjeta de crédito es la encargada de almacenar la información de la cuenta como el número de pin, éstas están hechas de partículas magnéticas con pequeñas partes de hierro.

La banda magnética funciona de la misma manera como lo hacían con el audio las antiguas grabadoras de casetes, con la única diferencia de que no hace falta utilizar un motor que movilice la cinta para reproducir la información, esto se consigue al deslizar la tarjeta por el lector.

La cinta magnética de 10 milímetros de ancho se ajusta al tamaño de la lámina de PVC, éste es un material rígido y por lo tanto necesita de 5 capas para formar lo que conocemos como la tarjeta de crédito.

El cortado

Lo que resulta de todo el proceso que hemos mencionado anteriormente es una lámina de gran tamaño que claramente no es funcional para los clientes. Es por esto que de cada lámina resultan 32 tarjetas. Para obtenerlas se utiliza otra máquina, la lámina pasa por esta a una velocidad de 375 por minuto y una potente cortadora se encarga de dividirlas.

Al tratarse de un producto tan delicado, se deben tener rigurosos estándares de calidad. Y esto incluye destruir los trozos de plástico no utilizados y las tarjetas descartadas. Esto se realiza en una zona especial para ello y de limitado acceso. Todo este material es contabilizado.

Por otro lado, las tarjetas que sí son de utilidad continúan su proceso de técnicas de seguridad. El siguiente paso es, con una prensa caliente añadirles un holograma de última generación en el anverso y en el reverso la banda para la firma del cliente.

También te puede interesar saber cómo se fabrican los bolígrafos.

Algunas tarjetas son de tecnología contactless, estas llevan una diminuta antena de radio y por lo tanto deben atravesar por otro proceso en el cual se establecen los contactos de la antena, son verificados y pasan al siguiente paso que es el de colocación del chip.

El chip

La siguiente fase es la colocación del chip. Acá una fresadora de alta velocidad se encarga de introducir un chip de seguridad. Éste es un mini procesador y controlador de 32 bits, se puede decir que es un ordenador de tamaño muy pequeño que realiza cálculos criptográficos. Un dato interesante es que la mayor estafa que se ha realizado con una tarjeta de crédito ha sido de 300 millones de dólares, por eso tanta seguridad.

También te puede interesar conocer la historia de la computadora.

Grabado

Lo próximo a hacer es grabar en la tarjeta el nombre del usuario que disfrutara de ella. Las láminas son colocadas en una máquina grabadora para agregarles el nombre del cliente, del banco emisor y fecha de caducidad. Luego se coloca un rollo de papel de aluminio sobre las tarjetas y son llevadas a 115 grados, así se le añade el color plata a la rotulación.

Control de calidad

Este proceso no sólo es obligatorio sino también muy riguroso. Y es que cada fase del proceso de fabricación está regulada por una serie de normas como las ISO (International Organization for Standardization u Organización Internacional de Estandarización en español). Aunque esto varía dependiendo del tipo de  tarjeta de crédito del que se trate. Empresas como Visa y MasterCard tienen sus propios mecanismos de control de calidad como cámaras climáticas, envejecimiento al sol y una serie de pruebas eléctricas.

Ensobrado

El último paso del proceso es prepararlas para ser enviadas a los clientes del banco, los detalles de la tarjeta son verificados con una cámara y se coloca junto a una carta hacia el destinatario de la tarjeta, éstas son introducidas en un sobre a través de una máquina y ya están listas para llegar a sus usuarios y ser utilizadas de inmediato.

Dejar respuesta