Consejos para dejar de tomar café

0
188

Beber café puede ser muy placentero, en la mañana al despertarse, en la tarde cuando está lloviendo… Pero cuando se torna más una rutina que un simple gusto, cuando caemos en los excesos empieza a tornarse un poco más serio. De repente sentimos dolor de cabeza o mucho cansancio cuando no bebemos café, es aquí cuando el cuerpo está avisando que es necesario reducir el nivel de ingesta de cafeína porque se está creando una costumbre que no es saludable, lo que estamos experimentando es abstinencia de cafeína. En este post hablaremos sobre cómo poder tomar menos café sin sentir malestares.

También te puede interesar cómo quitar la resaca

¿Qué pasa cuando dejamos de tomar café?

Cuando empezamos a tomar mucho café nuestro cuerpo se acostumbra a este impulso de energía que recibe, y cuando no lo tiene empieza a mostrar ciertos indicios, como si estuviese pidiendo café, estos son los síntomas de la abstinencia de cafeína y pueden ser jaquecas, mal humor, cansancio, ansiedad, entre otros. Es aquí cuando nos debemos preguntar ¿cómo tomar menos café?

Muchas personas no toman este tema en serio, pero el alcaloide del café, el , los refrescos de cola gaseosos y el chocolate generan adicción en el organismo.

En el año 2002, la Organización de Consumidores y Usuarios realizó una encuesta a la población española, la cual arrojó que un 90% de los españoles consume cafeína de alguna manera. Para ser más exactos, un 66% de los encuestados bebía café y un 48% consumían bebidas de cola, y un porcentaje eran aficionados a ambas bebidas. Lo más llamativo de este estudio, es que un 30% de la población declaró que necesitaban beber café para poder funcionar.

Muchos consumidores de café pueden ser adictos a la cafeína y no saberlo. Una manera de darse cuenta de que nuestro cuerpo está siendo dependiente es sufrir de ciertas sintomatologías como dolor de cabeza, depresión, dificultad para concentrarse y fatiga. E irónicamente la única solución aparente es beberse una taza de café, y es aquí donde se fomenta el consumo excesivo de cafeína.

Según un estudio realizado por la Dra. Suzette Evans, ayudante de un profesor de psiquiatría en la Escuela de Médicos y Cirujanos en la Universidad de Columbia en Nueva York, otras de las consecuencias físicas por ingerir cafeína es que, en las mujeres aumentan las probabilidades de padecer osteoporosis, debido a que el café aumenta el nivel de calcio expulsado en la orina, un problema fibroquístico en senos, anormalidad en frecuencia cardíaca, hipertensión, úlceras y síntomas premenstruales.

¿Por qué reducir la cantidad de consumo de café?

El límite de cafeína diario para evitar excesos según expertos es de 300 miligramos. Una taza de café contiene al menos 103 mg, una de té 38 mg, y un refresco de cola apróx. unos 40mg independientemente si es light o no. Si tu consumo diario supera los 300mg deberías reducirlo.

En caso de que te estés haciendo la pregunta, ¿se puede tomar café durante el embarazo? debes saber que el Colegio Americano de Ginecología y Obstetricia no se ha pronunciado acerca de los límites de cafeína que se pueden consumir sin problemas durante el embarazo. Te puede interesar leer acerca de náuseas en el embarazo.

Sin embargo, un estudio realizado por el British Medical Journal, realizado con la ayuda de 18.000 mujeres en estado, arrojó que una mujer en período de gestación no debería tomar más de cuatro tazas de café diarias.

“El riesgo de que un niño nazca muerto aumenta con el número de tazas que la mujer tome diariamente durante el embarazo”, afirma el Dr. Kirsten Wisborg, del Hospital Universitario Aarhus de Dinamarca y jefe del estudio, que se realizó entre los años 1989 y 1996.

La doctora Elizabeth Livingston, ayudante de profesor de ginecología y obstetricia en el Centro Médico de la Universidad de Duke, en Durham, Carolina del Norte (Estados Unidos) recomienda lo siguiente: “si está embarazada o tratando de concebir, disminuya su ingestión a tres dosis de bebidas que la contengan”.

Lo sugerido es tomar dos tazas diarias de cafeína, bien sea en café, té, refrescos de cola o chocolate. Y menos de esta cantidad si padeces de algún problema fibroquístico, arritmia, hipertensión, úlceras o tensión premenstrual.

¿Cómo tomar menos café?

Los síntomas más agudos de la abstinencia a la cafeína, como jaqueca, baja de energía y falta de concentración generalmente sólo permanecen por dos días, y el resto de las molestias se van en una semana. Según indica la doctora Evans.

Luego de pasar al menos una semana consumiendo menos cantidad de cafeína tu cuerpo se irá sintiendo mejor porque no notará el cambio y tu organismo se acostumbrará a esa dosis. Si quieres consejos para ir reduciendo poco a poco la ingesta de cafeína sigue leyendo:

Consume un poco de cafeína por tu salud

Lamentablemente los síntomas de la abstinencia a la cafeína como jaqueca no se eliminan con aspirinas o medicinas. Y mucho menos los que están relacionados con la conducta como la fatiga y baja de energía.

Así que por lo tanto, el mejor remedio para el dolor de cabeza y otras alteraciones de la abstinencia de la cafeína es consumir un poco de cafeína. Bebe un poco de café, una taza de té, come un chocolate o consume un poco de refresco de cola, recuerda que tu cuerpo aún está en proceso de adaptación.

Tampoco es que no se pueda consumir cafeína, las consecuencias afloran cuando se abusa de esta sustancia. De hecho, en cantidades moderadas puede ser muy beneficiosa.

Consumir bebidas descafeinadas

Uno de los tips que proponen los expertos es sustituir una cuarta parte de la medida de cafeína que se consume normalmente por otro tipo de bebidas que no contenga esta sustancia como alguna infusión, leche descremada, zumo de frutas o agua. Después de un tiempo llevar a la mitad, y al final tres cuartas partes.

Los expertos afirman que al reducir la ingesta moderadamente, el organismo no sufrirá ningún tipo de abstinencia y se irá acostumbrando poco a poco. Reducir en un 25% la cantidad de cafeína que se consume semanalmente ayudará al cuerpo a no necesitarla.

Te recomendamos hacer lo siguiente:

  • Durante la primera semana llena un cuarto de tu taza con alguna bebida descafeinada como té, refresco de cola o café y el resto completa con bebida que sí contenga cafeína.
  • La semana número dos vierte la mitad de la taza con bebida descafeinada en vez del cuarto y el resto con cafeína.
  • En la tercera semana tu taza debe contener tres cuartas partes de bebida descafeinada y sólo un cuarto con cafeína.

Si tu consumo es de ocho tazas al día, de esta manera sólo estarás consumiendo dos. De esta manera llegará un punto en el que acostumbres a tu cuerpo a consumir productos descafeinados.

Come algo

Puede que la baja de energía que estés sintiendo esté provocada por una baja de azúcar, así que intenta comer algo para eliminar el malestar. Puede ser un jugo natural, una galleta, frutas o un caramelo y puede que esto te ayude a subir el ánimo.

Duerme un poco

Es posible que esa fatiga sea síntoma de cansancio y necesidad más de sueño que de cafeína. Así que antes de consumir esta sustancia intenta descansar un poco primero. Sobre todo si te encuentras en estado de gestación en ese momento.

Distraete

Puede que tu consumo de cafeína se deba a que es un escape de ciertas situaciones y te hace sentir bien internamente. Así que ten un hobby para drenar un poco esa ansiedad que debes estar padeciendo.

Suelta la rutina

Otra posibilidad es que consumas café de manera excesiva porque te aburres en tu zona de trabajo o no tienes mucho que hacer. Así que intenta darle un toque diferente a cada día en el trabajo y verás que te sentirás mucho mejor.

Dejar respuesta