Costas marinas: qué son

0
50

Las costas marinas son un área un tanto diversa que se forma entre el límite del mar o alguna isla con el continente; esta franja es muy afectada y modificada por factores como el viento, las mareas, los sedimentos que se depositan, la erosión, la actividad biológica, entre otros, por lo que las costas marinas son zonas que varían mucho de un lugar a otro.

Dependiendo del continente, país o lugar, cada costa suele representar uno de los atractivos turísticos más valorados, pues representa una zona de playas exuberantes que pueden extenderse a lo largo de mucho, muchos kilómetros donde la gente suele recrearse.

A continuación, te explicamos un poco más acerca de las costas marinas: qué son y cuáles son sus principales características.

 

¿Qué son las costas marinas?

Como costa se entiende aquella área del continente o de una isla que tiene límites con el mar; debido a esto, se le llama costa marina, pero también existen costas de litorales, cuando el continente limita con grandes ríos. Un litoral es una zona transicional entre un ambiente terrestre y uno fluvial o marino.

Se dice que en nuestro planeta existe unos 150 mil km de costa, lo que representa alrededor del 10% de la superficie oceánica de la Tierra.

Tipos de costas

Existen, básicamente dos tipos de costas:

  1. Costas bajas: también llamadas costas de hundimiento o emersión. Se asocian a relieves bajos, como las llanuras, por ejemplo.
  2. Costas altas: también llamadas de inmersión o levantamiento. Se asocian a relieves o topografías escarpadas, montañosos o de mesetas, que parecen sobresalir hacia el mar.

Como ejemplo de costas bajas, tenemos:

  • Deltas, como el gran  Delta del Orinoco o el Delta del Río Mississipi
  • Coralinas, como las que originaron a Bahamas
  • Lidios, como los del Golfo de Venecia
  • Albuferas (lagunas litorales), como las de la Costa Sud de Brasil
  • Limanes (lagunas litorales rellenadas con agua marina), como en el Mar Negro
  • Halffen (barras de arena), son típicos del Mar Báltico

Como ejemplo de costas altas, tenemos:

  • Rías (valles fluviales sumergidos o hundido), con comunes en China, España e irlanda.
  • Dálmatas (litoral compuesto por islas, penínsulas y golfps), deben su nombre a que son comunes en la región de Dalmacia (en Yugoslavia), aunque también son populares en Canadá y Chile
  • Acantilados (accidentes geográficos de pendiente abrupta y en forma vertical); en La Patagonia existen acantilados de más de 70 mil metros de altura.
  • Fiordos (golfos estrechos en forma de U que se formaron producto del avance glaciar que erosionó, y rellenó con sus aguas, valles al pie de la montaña), son muy populares en países como Noruega, donde existen algunos de los fiordos más populares, grandes y hermosos del mundo, como el Geirangerfjord, el Sognefjord o el Lysefjord, por citar algunos, pues allí hay más de 1200 fiordos que son visitados cada año por turistas de todo el mundo.
  • Firth (similares a los fiordos, pero en forma de V), son populares al norte de Irlanda y en Escocia.
  • Estuario (parte ancha de un río que ha sido invadida por el mar), como por ejemplo los estuarios que se forman en la desembocadura de los ríos de La Patagonia al llegar al Golfo de San Jorge. Por cierto, ¿deseas saber acerca de la desembocadura de un río? ¡Acá te lo contamos todo!

El nivel del mar afecta directamente la formación de las costas marinas e influye en el tipo de costa y tipo de relieve que se forma; según el nivel del mar y otros procesos que intervienen, se crean estrechos, como el Estrecho de Bering; islas costeras, penínsulas o cualquiera de los tipos de costas que acabamos de describir.

 

Quizás te interese: cómo se extrae la sal de mar

Agentes que intervienen en la formación de las costas marinas

Además del nivel del mar, existen otros factores o agentes que influyen en la formación de las costas marinas; veamos cuáles son:

  • Erosión: la cual puede ser fluvial, glacial o por acción de las olas. La tasa de erosión también juega un papel fundamental, y ésta depende de la dureza del material que se erosiona, la energía del agente erosivo (sea el hielo, olas, agua) y grado de protección que posea el ambiente objeto de la erosión (si es una bahía, un arrecife o cualquier otro relieve.).
  • Sedimentos y tasa de sedimentación: los sedimentos depositados forman geoformas como islas de barrera, dunas de arena, etc. por lo que juegan un rol fundamental para la formación de costas. La tasa de sedimentación también es relevante, pues a mayor tasa de sedimentación (mayor cantidad de sedimentos que se depositan) pueden ocurrir diversos fenómenos geológicos que van a modelar el paisaje litoral o costero, como por ejemplo el retroceso de la línea de costa o el avance de ésta.
  • Clima: los arrecifes de coral, por ejemplo, son típicos de lugares de climas cálidos, tropicales y aguas tranquilas, y se hallan dentro de los tipos de costas de origen biótico.

Los huracanes, las tormentas y los cambios repentinos en las mareas también influyen en el modelado de las costas.

Importancia de las zonas costeras

Las zonas costeras representan un gran atractivo turístico que no puede desaprovecharse, y es una de las zonas más diversas del planeta; las costas son importantes para preservar la biodiversidad marina y es allí donde se pueden hallar algunos de los ecosistemas más productivos que hay en la Tierra.

Estos ecosistemas no sólo son importantes para alimentar al hombre y otros animales, sino que son indispensables para mantener el equilibrio natural, a la vez que constituyen una gran fuente económica para lugares donde las proteínas provenientes del mar son su única fuente de alimentos.

Los  múltiples acuerdos comerciales que hay entre los principales puertos del mundo son evidencia de cómo las costas son de suma importancia para el hombre, ya que a través de ella se logra transportar y descargar una serie de productos e insumos vitales para la humanidad.

Se dice que más del 50% de la población mundial se halla viviendo en las zonas costeras de todo el mundo, lo que claramente deja al descubierto que es una de las zonas con mayores problemas de contaminación, pues el arrastre de desechos, de todo tipo, producido por las empresas y las grandes ciudades van a parar a las aguas con las que limita la población costera.

Es necesario sumar esfuerzos por proteger las costas marinas y preservar la riqueza que poseen todos los ecosistemas que hacen vida en ellas.

Nota final

Las costas marinas exhiben una variedad de paisajes y relieves que  resultan muy atractivos para el hombre, por lo que son algunos de los lugares más visitados y anhelados a nivel mundial.

Son muchos los procesos que ocurren para ayudar a su modelado, y nosotros sólo debemos aprender a convivir con ellos y respetar su influencia, pues así garantizamos la preservación de los ecosistemas y evitamos ser agentes destructores de su singular belleza.

Si deseas más artículos como este, no dejes de visitar nuestra sección turismo, pues tenemos mucho más para ti.

 

Compartir
Artículo anteriorBlefaritis
Artículo siguienteRazas de perros: Yorkshire terrier

Dejar respuesta