Estas Navidades Pide Mas Salud y Bienestar

0
32

En medio de toda la emoción de las festividades a veces podemos ser víctima de nuestros propios excesos, y es que en las navidades todos nos permitimos algunos pecadillos y entre regalos y los sabrosos manjares dignos de las fechas terminamos olvidando un poco la salud y por ende esto hace mella en nuestro bienestar.

La salud es el mejor obsequio que tenemos y que damos a nuestros seres queridos, el bienestar se contagia como las sonrisas de felicidad de una persona 100% plena. Por eso, este artículo te brindará unos súper consejos para que pases las mejores navidades.

Planifícate: Agenda en mano

Evita el estrés y planifica tu agenda. Con todas las actividades extras de las fiestas, las de la rutina y el furor que se siente en las calles con el ajetreo de toda la gente, una planificación de cada actividad a realizar es una magnifica manera de no olvidar nada y no perder el control.

Una agenda no es un material del otro mundo o un invento realizado por extraterrestres y solo llevado a cabo por médicos y políticos. Hoy por hoy todos los teléfonos móviles tienen aplicaciones perfectas para esta tarea. Aunque si eres más tradicionalista y te parece ese un asunto complicado, nunca está demás la antigua y fiel agenda manual, un cuadernillo o blog inclusive te servirá. La idea es llevar un plan de actividades con fecha y hora.

No te preocupes en vano por cosas que puedes solucionar con sencillez, pon la alarma y mete todo a la agenda, ni la lectura de tu novela, ni el regalo de tu pareja olvidaras.

La actividad física es mucho más que ejercitarte

No piensas la práctica de un deporte como una actividad única para mantener tu peso y tu aspecto físico saludable, no solo debes parecer sana, tienes que estarlo. Magníficos resultados son obtenidos de tener tu organismo activo como tener un mejor descanso por las noches, menos estrés y un cutis radiante.

Selecciona la actividad de tu preferencia, no te mates en el gimnasio si no te gusta, toma tus raquetas y practica un día de tenis.

El senderismo es una actividad popular que te permite conectarte con la naturaleza y resulta una gratificante manera para ejercitarte.

¡Baila! Aunque tengas dos pies izquierdos, si te gusta bailar, hazlo. Serás feliz y saludable, sin estrés, solo por gusto. Y el baile va con la época del año, menea el esqueleto al son de la música festiva.

Somos lo que comemos

Tu sabes que no solo eres un banquete de pavo y pastel de chocolate, tu cuerpo no está hecho de grasas y carbohidratos, así que a la hora de comer hazlo de modo balanceado sin olvidar los grupos alimenticios.

Tranquilo, no solo tienes permitido el pollo a la plancha y las verduras hervidas, la comida sana también es deliciosa y está al alcance de tu mano, fácil de conseguir, fácil de preparar y fácil de comer. Utiliza alimentos naturales y evita las salsas procesadas a base de azúcares y grasas. Limita el uso del aceite al aceite de oliva que es más sano y te brinda una buena fuente de vitamina E, perfecta para tu piel.

Si te gustan los dulces, come algunos y si quieres más las frutas de la temporada te dan una gama para elegir entre colores y sabores.

Cuenta copas

Estas festejando y es imposible decirle no a una copa, solo cuéntalas y no las tomes demás. La mayor parte de los licores son muy ricos en azúcares que por exceso se convierten en grasa que se almacenaran en tus piernas, abdomen y hasta en las mejillas. Eso sin tomar en cuenta que el exceso de licor es nocivo para la salud y, además, no quieres despertar sin saber qué fue lo que pasó ayer.

Recuerda que para divertirte no es necesario el alcohol, una buena actitud, razones y las personas indicadas como compañía son más que suficiente. Hay varias bebidas sin alcohol que pueden llenar tu copa sin hacerte daño.

Si decidiste beber algunas copas y no pudiste contar, no conduzcas, no pongas en riesgo tu vida y evita el papeleo con el seguro por un auto nuevo destrozado.

Ten cuidado con la medicación

Toma la cantidad mínima posible de medicamentos, aunque las fiestas decembrinas pueden provocar ciertos malestares por todas las actividades extras que se tienen desembocando en dolores de cabeza, malestares musculares, entre otros. No tomes nada sin la debida prescripción médica.

Existen los milagros de navidad, pero no las dietas milagros postnnavideñas

 Es cierto que no es sencillo aguantar la tentación del pastel de la abuela, la cena navideña de mamá, los bombones regalos de los primos y algunas que otras botellas de ponche. Entre todo y todo puede que subas algo de peso, no es nada raro y querer bajar de peso antes de reintegrarte al trabajo o a la universidad tampoco lo es; lo que si no debes es sucumbir al impulso de querer bajar de peso con una dieta milagro el fin de semana antes de tu reintegro.

Una dieta milagro es aquella dieta muy baja (exageradamente baja) en calorías que te promete reducir grandes cantidades de kilos en muy poco tiempo. Los medios las han hecho populares y puedes ver hasta niñas de once años contar sus 500 calorías diarias, lo cual resulta una locura. Este tipo de dietas ponen en riesgo tu salud y, sobre todo, si logras llevarlas a cabo y bajas de peso, al primer día de realizar a la normalidad todos lo que habías bajado regresara por el efecto rebote.

Lo que si puedes es realizar una dieta saludable con algunas restricciones de bollería industrial y frituras, el ejercicio indispensable, ocho vasos de agua diarios y una radiante actitud ante el nuevo año que comienzas.

Las navidades son días para estar de fiesta, para ser feliz, sonreír y brindarle tu mejor cara a la época cristiana más importante del año. ¡Feliz navidad y un próspero año venidero!

Dejar respuesta