Historia de la papa o patata: un tubérculo versátil

0
337

La patata o papa es uno de los alimentos infaltables en cualquier gastronomía; este tubérculo se ha apoderado de muchísimas recetas de todas partes del mundo, pues es versátil, económico, delicioso y aporta mucha energía para las actividades diarias.

Las papas pueden prepararse de muchas formas: fritas, al vapor, en puré, cocidas, al horno, en platillos dulces, platillos salados, en ensaladas, sopas o de muchas, muchas otras formas. Seguro que tienes tu forma favorita, ya nos lo irás contando.

Como sea, no hay país donde no se conozca la papa, así que acá vamos a contarte cuál es su historia y cómo logró expandirse por todos los continentes.

¿Qué es la papa?

Papa o patata, como le quieras llamar; es un tubérculo cuyo nombre científico es Solanum tuberosum, y que forma parte de las principales gastronomías mundiales. La papa está compuesta por un 80% de agua, posee una textura muy suave y está presente en diversas variedades.

Claro, hay que considerar que la gran cantidad de agua de la papa, es sólo cuando ésta está fresca, mientras que cuando está seca, puede llegar a tener hasta un 75% de almidón. Este almidón es el que mucha gente asocia con esos kilitos de más, debido al mucho consumo de la papa, ¡pero cómo resistirnos a ella!

Además del agua y almidón, también contiene un poco de proteínas, fibras y ácidos grasos. El potasio y la vitamina C, son otros elementos importantes del cuerpo, que están presente en las patatas.

Después del trigo, el maíz o el arroz, la papa es el alimento que más se siembra a nivel mundial, y el que más se consume, pues tiene muchos usos en la cocina.

La papa, es un tubérculo que se produce muy rápido y que es fácil de cultivar, pudiéndose sembrar incluso en nuestro patio.

Historia de la papa

Ahora que ya te hemos explicado un poco acerca de la composición de la patata, vamos a conocer cómo apareció y cuál es su historia.

La papa es considerada como el mejor regalo que América le pudo dar al mundo, en cuanto a los alimentos; sería descubierta en el siglo XVI, cuando las conquistas españolas estaban en pleno auge por todo el continente americano. Junto con el maíz, la papa era el alimento más importante de estas civilizaciones pre-coloniales.

Su origen se ha ubicado en Los Andes Peruanos, y se estima que este tubérculo tenga una larga historia tan antigua que llega al siglo VIII a. C.  En aquel entonces, cuando los españoles llegan a América, descubren que los indígenas la llamaban batata.

Una vez que los españoles empiezan a percatarse de que los indígenas amaban comer ‘batatas’, ellos pusieron mucha atención a su cultivo, y se dieron cuenta que la papa era muy fácil de cultivar y que era una gran fuente de energía para el cuerpo; sin embargo, pasaría mucho tiempo para que se atrevieran a valorarla como alimento propio.

Una vez que ha transcurrido la primera mitad del siglo XVI, los españoles se deciden a llevar la papa hacia Europa; según algunos historiadores, la papa llegaría primeramente a Sevilla. Pero esto no fue muy representativo, pues la gente se negaba a consumirla y algunos hasta decían que la papa era un producto del diablo, pues se cultivaba enterrada.

En Sevilla, parece que la papa sirvió para alimentar a los enfermos del hospital de esta ciudad, y luego empezaría la expansión de la papa hacia otros países europeos, como Inglaterra e Italia.

Su consumo, tomó auge cuando la papa representó un gran alivio y una perfecta alternativa de alimentación durante la Guerra de Los 30 Años, la cual culminó en el año 1648. En Países Bajos se empezó a consumir en 1620, mientras que los irlandeses ya se habían dejado seducir por ella y la consumían a diario para 1780.

Ya en 1860, la papa no era considerada un alimento maligno o que guardaba cosas oscuras detrás de ella, sino que era uno de los alimentos favoritos de todos los europeos; desde España, Francia, y todo el oeste europeo, la papa era bien recibida y estaba presente en unas 177 variedades.

El nombre de papa, proviene de la lengua quechua, pero en España y gran parte de Europa se le decide llamar patata para no ser ‘ofensivos’ con el Papa, la figura más importante del catolicismo. En el siglo XVIII, ya muchos habían decidido llamarla simplemente ‘papa’.

Durante mucho tiempo, la papa era de más fácil acceso para quienes vivían en los campos, que en las ciudades, pero esto cambió cuando la revolución industrial permitió la mecanización de su cultivo y lo hizo más accesible, y en mayor escala, para cualquiera.

Ya en el siglo XIX, la patata era un alimento indispensable en todas las cocinas europeas, y se empezaría a diversificar mucho su consumo, y la papa sería uno de los ingredientes más usados en gran parte de las recetas del Viejo Continente.

Por ejemplo, las famosas patatas bravas españolas se convierten en uno de los platillos más representativos de España; en cuanto su origen, no hay mucha exactitud, pero en un escrito que data de 1893 parece que está presente este rico, económico y práctico plato, una tradición que todo turista debe probar a su paso por España. ¡Son absolutamente deliciosas! Acompáñalas con una cerveza bien fría, y pasa la tarde con tus amigos.

Variedades de papas

Existen unas 5 mil variedades de papas, ¿Cómo? Sí, aunque parezca un poco extraño para muchos, la papa es uno de los alimentos más variados que hay, y la mayoría sólo cree que existe la típica papa amarilla de tamaño mediano, pero no es así.

Como dato, puedo decirte que nada más en Perú se han agrupado unas 11 especies formalmente reconocidas.  A continuación, te explico cuáles son las variedades de papas más populares en el mundo.

  • Papa criolla: llamada así a la variedad de papa que se cultiva muy rápido y durante todo el año. Es una papa de tamaño mediano y de color amarillo.
  • Papa amarilla: es una variedad muy común en los Andes Peruanos. Es una papa seca que también suele llamarse papa colombiana o papa andina.
  • Papa blanca: es una papa de color blanco y pulpa blanca, que suele usarse para preparar las deliciosas papas fritas que nos encantan.
  • Papa peruana: es una variedad cuyo sabor es exquisito.
  • Papa Russet Burbank: la papa estadounidense ideal para las papas fritas; su cáscara es de color marrón y su pulpa es blanca.
  • Papa Nicola: una papa holandesa muy popular que funciona para asar o hervir. Es amarilla.
  • Papa colorada: una variedad común en las Islas Canarias. Suele cocinarse con piel.
  • Papa cherie: una papa que es rojiza por fuera y amarilla por dentro.
  • Papa negra, llamada también ‘tomasa negra’, es una papa dulce, con textura algo granulosa, muy común en las Islas Canarias.
  • Papa yungay: una variedad de los Andes peruanos.
  • Papa rosada: es una variedad adecuada para preparar papas rellenas; también es llamada papa canchán.
  • La papa puede ser muy variada, por ejemplo, no sólo en Perú se han definido unas doce mil variedades, sino que en muchos otros países también ocurre lo mismo. En Ecuador, suelen clasificar las papas en dos grupos: las nativas y las mejoradas. Las primeras, son aquellas variedades autóctonas que han logrado conservarse sin ninguna alteración hasta nuestros días, y las segundas, han sido genéticamente modificadas.

Perú es el país con mayor diversidad de papas. De hecho, existe algo llamado ‘la ruta de la papa’, donde puedes recorrer las zonas donde más se cultiva este tubérculo.

El tipo de cocción de la papa es lo que determinará la cantidad de calorías que tenga un determinado platillo, por ejemplo, una porción normal de papas fritas, suele tener unas 290 Kcal, mientras que una porción para una persona de papas al vapor sólo tiene 70 Kcal.

De manera general, las papas son amarillas, doradas, en tonos marrones, rojizas y blancas; de diversos tamaños. Las típicas de tamaño medio, son las que la gente comúnmente usa a diario en su cocina, para purés, sopas, ensaladas o como papas horneadas. Otras variedades más pequeñas y casi perfectamente redondas, suelen usarse con todo y su concha para brochetas, asados a la parrilla o sopas, pues se consumen enteras.

Las de mayor tamaño, suelen ser las más buscadas para papas fritas; otras, cuya textura es más fuerte, pueden servir como chips de papas. ¿Cuál es tu favorita?

Nota final

Las patatas o papas son parte de la cultura gastronómica de casi todos los países; vayas a donde vayas, siempre  notarás que es uno de los alimentos más importantes de la cocina y que resulta muy versátil para preparaciones diarias sencillas, o también como ingrediente de lujo en la alta cocina.

Si te ha parecido interesante este post, te invito a que lo compartas con tus amigos y que nos dejes un comentario contándonos cuál es tu forma favorita de comer papas. ¿Serán fritas, al vapor, en puré o en chips? Si tienes alguna que no conozcamos, sería fantástico que nos la hagas saber.

Puedes hallar más artículos como este en nuestra sección alimentación.

 

 

 

Dejar respuesta