Historia de la pasta dental

0
55

La higiene dental ha sido siempre una necesidad dado que tender una vocal limpia es parte esencial para tener una buena salud a nivel general. Si bien actualmente se encuentran muchos tipos de productos en las farmacias y supermercados, no siempre ha sido así. En la historia han aparecido muchas técnicas y productos que se han utilizado pero que no siempre tuvieron resultados efectivos. A continuación veremos algunos ejemplos de productos que su salón a lo largo de la historia.

Te puede interesar: Implantes dentales: ventajas al sustituir dientes

Las primeras partas dentales de la antigüedad

La pasta de dientes es utilizada por miles de millones de personas en todo el mundo todos los días. Si bien las fórmulas de la pasta dental obviamente han mejorado a lo largo de los años, algunas personas podrían sorprenderse al saber que la pasta dental, aunque en una forma algo primitiva, fue utilizada por las civilizaciones tempranas hace miles de años.

Las primeras versiones se centraron en las técnicas de abrasión para eliminar las cosas malas de la boca. Los objetivos principales eran los mismos que ahora: refrescar el aliento, blanquear los dientes y eliminar la placa y los residuos de alimentos. Sin embargo, los métodos antiguos de limpieza dental no estaban disponibles para todos. Si fueras rico, podrías comprar “palillos” y pastas aromáticas. Si usted era pobre, se retiraban con pinzas cuando se podrían.

Los historiadores han estimado que fue alrededor del 5.000 aC cuando los antiguos egipcios utilizaron por primera vez una sustancia similar a una pasta para limpiar sus dientes. Esto era cierto a pesar del hecho de que el cepillo de dientes no se había inventado todavía. Poco después, los imperios griego y romano se dieron cuenta, muchos siguieron su ejemplo. Por ejemplo, las culturas india y china adoptaron la pasta dental alrededor del 500 a. C.

Antiguas civilizaciones, incluidos los egipcios, griegos y romanos, usaban pasta de dientes para limpiar los dientes y refrescar el aliento. La pasta de dientes antigua estaba hecha de diversos ingredientes, como cáscaras de huevo en polvo, cenizas de pezuñas de buey y piedra pómez. Los antiguos tipos de pasta de dientes griegos y romanos eran muy abrasivos, hechos de huesos aplastados y conchas de ostras.

La fórmula más antigua conocida del mundo para la crema dental fue creada por los egipcios. Aplastaron sal de roca, menta, flores de iris secas y pimienta y las mezclaron para crear un polvo de limpieza. Aunque se sabe que esta mezcla crea encías sangrantes, las investigaciones sugieren que es la más efectiva en comparación con la mayoría de las pastas dentales utilizadas hace tan solo un siglo.

Un polvo derivado de los cascos de un buey fue una vez un ingrediente en las antiguas pastas de dientes. Algunas sociedades de Grecia y Roma preferían una pasta de dientes bastante abrasiva que contenía huesos triturados y conchas de ostras, carbón vegetal en polvo y corteza. Los ingredientes comunes incluyen cenizas, cáscaras de huevo quemadas y piedra pómez.

El médico romano Scribonius Largus enumeró tres tipos: uno a base de miel y vinagre; uno hecho de rábano y vidrio en polvo y una hecha de astas de venado y sal de roca. Otros abrasivos romanos incluyen huesos triturados y conchas de ostras. Otros ingredientes antiguos: Hierbas (Persia); tiza (Inglaterra); Saponina, una sustancia espumante hecha de la planta de jabón (China); Conchas de caracol quemadas.

Hiervas como la menta y otras se agregaron para el beneficio de un sabor limpio y un aliento de olor fresco. Las civilizaciones chinas se utilizaron ginseng, menta herbal y sal. La pasta de dientes se unió finalmente con el cepillo de dientes, su compañero inseparable alrededor de 3,500-3,000 aC. Las semillas como el hinojo, el cardamomo y el anís estrellado se utilizan para dar sabor a la pasta de dientes utilizada en la India. Los chinos ahora usan pastas de dientes con sabor a ginseng, mentas de hierbas y sal.

Durante el siglo XIV Se sabía que las personas se frotaban los dientes con un polvo que estaba hecho principalmente de pan quemado . Así es, lo que muchos de nosotros comemos en el desayuno alguna vez se consideró una solución efectiva para tener dientes limpios y sanos.

La pasta de dientes permaneció sin cambios hasta el siglo XIX, cuando se usó una combinación de jabón, tiza y, a veces, carbón vegetal para blanquear los dientes de forma casera. Al igual que la antigua pasta de dientes, estos productos solían estar en forma de polvo, solo se volvían como una pasta cuando se combinaban con agua y se aplicaban a los dientes. El jabón seguiría siendo un ingrediente común en las pastas de dientes hasta la década de 1940.

La primera verdadera pasta de dientes

La transición a la historia más reciente, la pasta de dientes realmente comenzó a convertirse en el producto moderno en el siglo XIX. Comenzó a adaptarse y se convirtió en un artículo para el hogar, con jabón como un ingrediente regular. En este punto, las pastas dentales tenían más consistencia de polvo que una verdadera pasta. El primer producto pastoso conocido se introdujo durante la década de 1850. Se llamaba Crème Dentifrice y venía en un frasco de vidrio.

En la década de 1850, la primera pasta de dientes que se asemejaba a la que utilizamos hoy fue desarrollada por un cirujano dental estadounidense llamado Washington Wentworth Sheffield. El Dr. Sheffield creó una crema dental preparada, que incluía extractos de menta para darle sabor, para usar en sus pacientes.

Según la historia, los pacientes del Dr. Sheffield solicitarían muestras de su crema dental con tanta frecuencia que comenzó a producir en masa su producto. La crema dental del Dr. Sheffield incluso se vendió en tubos plegables, tal como se vende hoy en día la pasta de dientes.

Colgate comenzó a fabricar una pasta dental similar en un frasco en 1873. Para la década de 1890, habían pasado a empaquetarla en un tubo de pasta dental. Otro desarrollo importante fue la adición de fluoruro en 1915 para combatir la caries dental. Hasta alrededor de 1945, la mayoría de las pastas de dientes contenían jabón como ingrediente principal, pero pronto fueron reemplazadas por un compuesto químico llamado lauril sulfato de sodio.

Esto ayudó a crear una pasta dental menos abrasiva que era mucho más saludable para el uso a largo plazo. Los restos de lauril sulfato de sodio todavía se encuentran en muchos tipos de pasta de dientes en la actualidad. Durante gran parte de las décadas de mediados y finales del siglo XX, el cambio más significativo en la pasta de dientes fue el desarrollo de productos medicinales destinados a remediar enfermedades.

Las pastas de dientes modernas

La primera pasta de dientes de olor agradable producida comercialmente fue lanzada por Colgate y vendida en un frasco. En 1873 Colgate usa frascos de producción masiva para vender pasta de dientes en los Estados Unidos. Durante la Segunda Guerra Mundial causa una escasez de plomo y estaño, lo que lleva al desarrollo de tubos de plástico.

En 1914 el fluoruro se agrega a las pastas dentales después de descubrir que reduce significativamente las caries dentales. En 1975 las pastas de dientes a base de hierbas,  están disponibles como una alternativa a la limpieza de los dientes sin fluoruro. Estas pastas de dientes incluyen ingredientes como aceite de menta, mirra y extractos de plantas.

La tendencia actual, que comenzó a surgir a principios del siglo XXI, es la demanda de pastas dentales que blanquean los dientes y les dan un brillo iridiscente. Un ingrediente relativamente nuevo llamado Triclosan proporciona otro nivel de protección contra las caries, la placa, la enfermedad de las encías y el mal aliento.

En la década de los años ochenta se inventa la pasta de dientes comestible. Lo que utilizan principalmente los niños que aprenden a cepillarse los dientes fue realmente inventado por la NASA para que los astronautas pudieran cepillarse los dientes sin escupir en un abismo sin gravedad.

Se siguieron realizando mejoras en los tipos de pasta de dientes y, a principios de 1900, se agregó fluoruro a muchos productos para prevenir la caries dental. Otros avances incluyeron el desarrollo de pasta de dientes con baja abrasividad para prevenir el daño del esmalte y el desarrollo de ingredientes que reducen la sensibilidad dental. Para 1945, finalmente se eliminó el jabón de la pasta de dientes y se reemplazó con diferentes ingredientes, como el laurilsulfato de sodio, para crear una pasta emulsionada.

Gran parte de la pasta de dientes de hoy está diseñada para tratar problemas específicos o proporcionar resultados específicos. Hoy en día, las personas pueden elegir una pasta de dientes diseñada para blanquear los dientes, reducir la sensibilidad dental, controlar el sarro, restaurar los minerales al esmalte o reducir la formación de placa durante 12 horas. Además de los productos especializados, la pasta dental de hoy brinda una mejor protección contra la caries dental y la enfermedad de las encías, a la vez que tiene mejor sabor y brinda mejores resultados de renovación.

El cepillo y el hilo dental

Los babilonios y los egipcios usan ramitas deshilachadas para lavarse los dientes. Las tumbas egipcias contenían estos ‘palitos de dientes’. En China se usan ‘palitos de mascar’ para refrescar el aliento. Están hechas de ramitas de árboles aromáticos.

Durante el año 1400 aparece el primer cepillo de dientes de “cerdas naturales” inventado por los chinos usando cerdas del cuello de los cerdos. Se combinaba con el uso de arena fina y la piedra pómez se utilizan en las pastas dentales árabes, pero ya se están realizando investigaciones sobre el daño del esmalte en los dientes. Mientras tanto, los europeos han comenzado a usar ácidos fuertes para quitar las manchas de los dientes.

Igualmente durante esta época se empezó a utilizar diferentes tipos de hilos que ayudaban a limpiar entre los dientes. Usualmente eran elaborados con elementos naturales como la ceda o cabellos de ciertos tipos de animales. Pero el uso del hilo dental no era muy común lo más utilizado era el uso de palillos de madera finalmente cortados con puntas afiladas para retirar residuos entre los dientes.

En 1780 aparece el primer cepillo de dientes de aspecto moderno inventado en Inglaterra por William Addis. Tenía un mango tallado en hueso de ganado, y el cepillo todavía estaba hecho de cerdas de cerdo. Durante la década del 1800 se fabrican cepillos de dientes que tienen tres filas de cerdas. En 1938 se fabrica el primer cepillo de dientes con cerdas de nylon y un año después el primer cepillo de dientes eléctrico.

Actualmente hay muchos tipos de cepillos que varían en su forma, tamaño y materiales. En General están hechos de plástico y son desechables. Se recomienda que deben ser remplazados cada tres meses ya que los materiales utilizados son propensos para la acumulación de bacterias que son dañinas para la salud bucal.

Odontólogos todos recomiendan combinar el uso de cepillos manuales y cepillos eléctricos ya que ambos pueden eliminar bacterias y residuos de forma diferente y rápida. No todas las bocas son iguales igualmente la forma de la dentadura, por ello es importante encontrar el tipo efectivo de que se adapte a nuestras necesidades.

Hay cepillos especiales para niños que son más pequeños y de cerdas más suaves. En cambio los cepillos para adultos son más grandes y tienen una forma eurobono únicamente más adaptada a la boca de un adulto. Es importante escoger aquellos modelos que integran un limpiador de lengua que se encuentra en la parte trasera del cepillo. Estos tienen un material especial que ayuda a limpiar suavemente la piel de la lengua y la cual es muy sensible.

Otros prefieren comprar limpiador especiales para la lengua que tienen forma de arco. Para una buena higiene y lobo cable importante no sólo limpiar los dientes sino también partes blandas como encías lengua y paladar ya que en estas zonas también se acumulan residuos pequeños de comida los cuales sí se quedan pueden producir bacterias.

Te puede interesar: Remedios caseros para mantener tus dientes blancos.

Una combinación ideal entre hilo dental, cepillado y enjuague es esencial para lograr una buena higiene bucal. Igualmente una visita regular al odontólogo al menos dos veces al año es necesaria para evitar problemas a futuro.

Dejar respuesta