¿Sabes quién inventó el telescopio? Conoce su historia

0
270

La curiosidad del hombre por ver más allá de sus fronteras ha dado como resultado muchos grandes inventos; muchos de estos, son resultado de la osadía humana y de su ingenio a la hora de aventurarse hacia lo desconocido.

Siglos atrás, los seres humanos levantaban su mirada al cielo para fascinarse con las estrellas, el Sol y la Luna, pero sin poder aspirar a ver más allá. Debido a esta limitación,  tuvo que aparecer el telescopio.

El telescopio es un instrumento óptico con el que podemos observar cualquier objeto lejano que queramos; es uno de los inventos más fascinantes que el hombre ha podido crear, pues con él ha sido posible conocer el universo y comprender cómo son y cómo funcionan los cuerpos celestes. Gracias a la aparición del telescopio, la astronomía ha podido crecer como ciencia y se tiene información acerca de los diversos objetos, cuerpos y partículas que existen en nuestro Sistema Solar y en otros sistemas de este universo.

¿Sabes quién lo inventó? ¿Cómo es un telescopio? Acá vamos a contarte cuál es la historia del telescopio y cómo han evolucionado estos interesantes aparatos ópticos.

¿Quién inventó el telescopio?

La invención del telescopio se le atribuye a Hans Lippershey en 1608; Lippershey era un alemán cuyo oficio era el de fabricar lentes; sin embargo, hay quienes afirman que el telescopio fue creado por Juan Roget en 1590, pero no hay mayores pruebas al respecto. Sea como sea, fue el alemán quien lo patentó y quien parece fue el autor del primer telescopio práctico.

Historia del telescopio

Durante el siglo XVI hubo mucha curiosidad respecto a diversos temas que tenían que ver con la geografía, la medicina y las astronomía, por citar algunos; la cartografía, por ejemplo, tuvo un gran crecimiento debido a que aparecieron múltiples mapas con información nueva, proveniente las exploraciones que se llevaban a cabo con motivo de las ganas de colonizar otras tierras.

En este mismo sentir, el hombre se sentía fascinado por explorar más allá de la Tierra, es decir, por conocer los secretos del universo y fue allí donde uno de los más grandes hombres de  este siglo, Galileo Galilei, físico, matemático y astrónomo italiano, logró concentrar los conocimientos de su época para crear aparatos que permitieran al ser humano ampliar su visión acerca de lo que lo rodeaba. Galilei, conociendo las ideas de Lippershey, fabricó un telescopio con 9 aumentos en 1609, el cual revolucionaría para siempre la astronomía de ese entonces.

En 1610, Galilei se dedicaría observar nuestro Sistema Solar con su potente aparato óptico, con el cual sentaría algunas bases astronómicas que cambiarían el conocimiento que se tenía en el siglo XVI acerca de los cuerpos celestes, y que se mantendría vigente hasta nuestros días. Galileo descubrió que la Tierra no era el centro del universo, sino que ésta giraba alrededor del Sol, al igual que lo hacían otros cuerpos (llamados planetas).

Además, observó con mucho énfasis el planeta Júpiter, pudiendo conocer cuatro de las 63 lunas que hasta ahora se sabe que posee Júpiter. Estas cuatro lunas fueron nombradas ‘satélites galileanos‘ y se llaman Ído, Europa, Gamínides y Calisto. El astrónomo italiano también observó la Luna y las estrellas.

Por cierto, quizás te interese conocer el Sistema Solar y sus planetas.

Por cierto, el telescopio de Galileo Galilei al principio fue llamado ‘lente espía‘, no telescopio; este nombre lo tomaría hasta llegado 1611.

¿Cómo es un telescopio?

El telescopio de Lippershey y Galilei era un instrumento óptico de refracción; es decir, consistía en un cilindro o tubo con dos lentes: el ocular y el objetivo. Con este tipo de lentes se puede direccionar el instrumento para observar el objeto deseado. La lente objetivo tiene como función enfocar la imagen, mientras que la lente ocular puede aumentarla para verla a detalle.

El telescopio refractor fue el principal y único instrumento con el que contó la Astronomía entre los años 1600 y 1900; las ganas de poder observar con mayor exactitud puso de manifiesto la llamada ‘aberración cromática‘, que no era más la dificultad en percibir todos los colores que presentaba una lente al enfocar un objeto. Para resolver esto, a partir de 1820 se empezaron a fabricar lentes acromáticas.

El telescopio galileano utilizaba un ocular cóncava, lo que hacía que las imágenes se observaran distorsionadas; por esto, en 1611, se creó el telescopio kepleriano, el cual contaba con un lente convexo, lo que permitía observar con más detalle. menos distorsión y con un campo de visión más extenso, pero las imágenes se veían invertidas.

En 1688, Sir Isaac Newton crea el telescopio de reflexión, un instrumento que en lugar de lentes tiene espejos; el principio de funcionamiento de los telescopios reflectores es el mismo de los refractores: un cilindro con dos espejos, uno ubicado en el extremo del cilindro que refleja la luz hacia el segundo espejo y de allí es transferida hasta el ocular.

Otro tipo de telescopio, es el telescopio catadióptrico, una combinación de los refractores y reflectores. Estos, disminuyen la aberración cromática y te brindan una imagen de excelente calidad, pero son muy costosos. Este tipo de instrumentos resultan muy eficientes para observar los objetos celestes.

Telescopios más asombrosos del mundo

  • El Gran Telescopio binocular de Arizona, Estados Unidos.
  • Gran Telescopio Canarias, España.
  • Telescopio del Observatorio Astronómico de Sudáfrica
  • Very Large Telescope, ubicado en Chile.
  • Telescopio Anglo-Australiano, Australia.
  • Telescopio del Observatorio W. M. Keck, ubicado en Hawai.
  • Telescopio Espacial Hubble, un telescopio robótico lanzado en 1990 por la NASA; éste, orbita el exterior de la atmósfera. Fue el primer instrumento óptico de este tipo enviado al espacio.

Existen telescopios muy variados en cuanto a tamaño, peso, calidad de las lentes y diámetro de éstas, pero los observatorios optan por utilizar telescopios con foco Cassegrain. Estos pueden ser de dos o hasta tres espejos y los hay en muchas versiones. El telescopio de Cassegrain se le atribuye al físico francés Laurent Cassegrain.

Algunas mejoras del típico telescopio Cassegrain que hallarás en el mercado son: la Schmidt-Cassegrain y la Maksútov-Cassegrain, ambos se caracterizan por tener ópticas de calidad y tubos cortos, lo que los hace ser fáciles de cargar y prácticos para observar. 

 A la hora de comprar un telescopio, deberás evaluar ciertos factores como la abertura, la montura y el tipo (refractor, reflector o catadióptricos). 

En 2016, China anunció que el FAST, un radiotelescopio que el país asiático comenzó a fabricar en 2011, estaba listo; el mismo, es el telescopio más grande del mundo. Sin embargo, en 2017, se anunció que Chile empezaría la construcción del ELT (Extremely Large Telescope), el cual estará listo para 2024 y contará con un espejo de más de 39 metros de diámetro. De ser así, este sería el telescopio más grande a nivel mundial.

Nota final

Hoy día, el telescopio se considera un instrumento indispensable para la observación, sea a nivel amateur o para los profesionales de la astronomía, por lo que puedes acceder a ellos fácilmente; estos aparatos, son grandes aliados para explorar y aventurarnos a lo desconocido, y por eso se consideran uno de los inventos más importantes del siglo XVI.

Si deseas más artículos como este, para desarrollar tu curiosidad y aprender un poco más acerca de nuestra historia, entonces te invitamos a pasearte por nuestra sección tecnología, donde encontrarás información muy interesante y te divertirás aprendiendo con nosotros.

Recuerda, comparte este artículo en las redes sociales y déjanos tus comentarios.

Dejar respuesta