Desembocadura de un río: cómo es y cuáles son sus características

0
33

La Tierra es un planeta constituido por agua, mayormente; se dice que la hidrósfera de nuestro plante está constituida por al menos unos 1360 millones de kilómetros cúbicos de agua. ¡Sí, eso es mucha, mucha agua!

El agua está almacenada en océanos, mares y lagos, donde es transportada a través del cauce fluvial de los ríos los cuales encuentran su nivel base o desembocadura en algunos de estos depósitos, por así llamarlos. El nivel base es aquel nivel donde una corriente desemboca en el océano, un lago, mar u otra corriente.

Sin embargo, diversos factores intervienen en la desembocadura de un río, como por ejemplo cambios en el nivel del mar, el tipo de material transportado y la capacidad de dicha corriente para transportar las cargas, por lo que vamos a encontrarnos con que existen varios tipos de desembocaduras, de las cuales vamos a hablar a continuación.

¿Qué es la desembocadura de un río?

Un río es una corriente o flujo de agua que corre a través de la superficie terrestre, valga tal definición incluso para aquellos ríos de tipo subterráneos que, aunque su cauce no está completamente descubierto, se evidencia su fluir a través de las cuevas por donde transcurren.

Los ríos se forman debido a que existe el aporte continuo de agua en un lugar determinado, el cual se caracteriza por ser de elevada altura y por fluir hacia pendientes más bajas; por lo general, es origina gracias al agua proveniente de algún manantial y a este lugar de origen se le llama naciente o cabecera.

Luego, que el río se ha originado, recibirá aportes de agua de otros pequeños ríos o quebradas, que se denominan afluentes o drenajes. Todo el conjunto de estos afluentes menores que aportan agua al río conforman lo que se denomina cuenca.

Cuando hablamos de la cuenca de un río nos referimos a toda el área que va desde la naciente de la corriente hasta donde esta desemboca, incluyendo el área formada por los drenajes menores. La desembocadura de un río es llamada también nivel base.

De esta forma, se puede definir el nivel base como un nivel de menor elevación o pendiente donde el río puede profundizar su cauce. El concepto de nivel base fue introducido por primera vez por el Geólogo estadounidense John Wesley en 1875. En pocas palabras, es el punto donde un río encuentra un lugar para depositar sus aguas, bien sea éste en el mar, lago u océano, o también en otros ríos.

Cuando un río deposita el agua en el mar, por ejemplo, el nivel base puede variar de acuerdo a los cambios del nivel del mar; cuando el nivel está más alto, el río debe aumentar su cauce para poder depositar a la altura del mar, pero cuando el mar baja su nivel, el río erosiona parte de su lecho para poder depositar sus aguas y así lograr el equilibrio necesario. Otros factores influyen en los cambios en el nivel base o desembocadura de un río.

Las corrientes de agua tienen una gran capacidad de erosión y transporte de sedimentos; son el agente erosivo más potente que se pueda considerar. Una corriente es capaz de transportar diversos materiales, tales como sedimentos en variadas formas: guijarros, limos, arcillas, rocas, fragmentos de rocas, entre otros.

Las principales formas de transporte de un río son en solución, suspensión o a lo largo del fondo del cauce. Mediante el transporte de sedimentos, los ríos son capaces de seleccionar los distintos materiales según su tamaño e ir depositándolos a lo largo de su cauce, hasta que otra parte, por fin, logra llegar al océano.

De esta forma, se hallará una gran variedad de depósitos de sedimentos y rocas relacionados con el cauce fluvial, tales como abanicos aluviales, deltas, entre otros, así como también se formarán varios tipos de valles y, por ende, varios tipos de desembocaduras, las cuales veremos con más detalle a continuación.

Desembocadura en deltas

Un delta es un accidente del terreno que tiene forma triangular y se origina gracias a los depósitos de sedimentos que deposita el río en un océano o lago. La forma triangular es producto de las desviaciones que experimenta el cauce principal para alcanzar su nivel base.

Sin embargo, no todos los deltas tienen la particular forma triangular, sino que han adoptado formas diferentes según las condiciones que enfrenta cada corriente al llegar a la desembocadura.

Por ejemplo, el delta del río Mississipi está formado por siete subdeltas que están entrelazados entre ellos y se hallan un poco solapados; este tipo de situaciones puede llegar a definir deltas coalescentes, pues forman una misma pieza (o un mismo delta) pero a partir de distintos orígenes; cada subdelta es producto del abandono del cauce principal del río Mississipi cuando este buscaba un camino más sencillo y corto para alcanzar su nivel base, el cual va en dirección del Golfo de México.

Otro ejemplo de este tipo de desembocadura es el delta del Orinoco, uno de los deltas más grandes del mundo y el segundo más grande del continente americano. El delta del Orinoco está formado por unos 40 canales, originados por el desvío del cauce principal del río Orinoco al desembocar en el Océano Atlántico.

Desembocadura simple

Es la desembocadura típica, la normal; ésta, ocurre cuando un río o cualquier otro tributario desemboca en el mar o en otro río sin formar alguna estructura en el terreno o sin bifurcarse. Es la desembocadura más sencilla.

Todo río es alimentado por otros drenajes o tributarios pequeños, incluyendo el río Orinoco o el río Mississipi, por lo que cada uno de estos afluentes desembocarán, de forma simple en el Orinoco, o en el Mississipi, por ejemplo, según fuera el caso.

Desembocadura de tipo laguna

Se pueden generar lagunas cuando un río desemboca en un lugar bañado por un mar de poca profundidad; un ejemplo de este tipo de desembocadura lo representa Venecia, una ciudad asentada sobre una laguna que se originó producto de la desembocadura de un río; bueno, de varios, en este caso de los ríos Piave, Sile y Brenta.

Además, cerca de esta laguna se formó un delta gracias a que la intervención del hombre hizo desviar el río Po para que desembocara fuera de la laguna.

Desembocadura en forma de estuario

Los estuarios se forman cuando un río, de gran caudal y profundidad desemboca en el mar; este accidente geográfico tiene forma de embudo y se caracteriza porque existen en él un intercambio de agua salada y agua dulce.

A diferencia del delta, el estuario forma un solo brazo o cauce principal que se va haciendo cada vez más ancho, mientras desemboca y no se bifurca ni desvía su cauce.

Ejemplo de este tipo de desembocadura es el estuario del Támesis en Londres, el estuario Río de La Plata, en Argentina y el estuario del río Amazonas (cuando desemboca en Brasil).

Curiosidades

  • El delta del río Orinoco es tan grande, que cuando fue explorado por los españoles estos creyeron que era un mar.
  • El río Amazonas es el río más largo y con mayor caudal del planeta; tiene tanta agua, que representa una quinta parte del agua (en estado líquido) total de la Tierra.
  • El delta del Nilo es uno de los más grandes del mundo, con 160 km de longitud (medido de norte a sur).
  • El río Mississipi es, después del río Misouri, el más largo de Estados Unidos. Desemboca en el Golfo de México y pasa por 10 estados.
  • El río Rin, uno de los más importantes de Alemania, forma un gran delta al desembocar en el Mar del Norte, junto con los ríos Mosa y Escalda.

Nota final

Los ríos cumplen muchas funciones importantes para modelar el paisaje y ayudar a transportar sedimentos; cuando un río desemboca, deposita agua y sedimentos al mar. Mucha de esta agua será evaporada y luego precipitada, por lo que tiene lugar el ciclo hidrológico, un ciclo vital para la subsistencia del ser humano y que no podría darse si los cauces no alcanzaran su nivel base.

Te invitamos a compartir este post con tus amigos en las redes sociales, pues así ellos pueden aprender un poco más sobre la curiosa forme en que los ríos desembocan. ¡Hasta la próxima!

Dejar respuesta