La limpieza en el hogar y en el trabajo

0
721

 

Hay personas que luchan por mantener un hogar y lugar de trabajo limpio cuando entran o salen de la casa o la oficina. La falta de deseo y energía para limpiar la casa después de un largo día de trabajo, o limpiar la oficina luego de un fin de semana ajetreado de diligencias y compromisos con la familia, tiene mucho que ver con esto. Para aquellos que trabajan a tiempo completo, esta tarea puede parecer imposible, pero está lejos de serlo.

 

La planificación correcta puede ayudarlo a mantener un hogar y la oficina limpios incluso en las semanas de trabajo más agitadas. Un enfoque proactivo sobre ser limpio en lugar de reactivo evita que el desorden en el hogar se acumule en un desastre que llevará un fin de semana completo para limpiar. Los siguientes son consejos para ayudar a mantener su hogar inmaculado mientras trabaja muchas horas.

 

La limpieza en el hogar

Crea un cronograma de limpieza. Lleva unas buenas 4 horas limpiar realmente una casa de arriba a abajo. ¡No tenemos esa cantidad de tiempo durante la semana y no queremos perder tanto tiempo los fines de semana!

 

Mira un horario y decide que limpiarías el piso de arriba, que incluye tres dormitorios y dos baños los miércoles, el sótano los viernes y el piso principal los sábados. Mire su semana y escoja un día en el que tal vez salga del trabajo una media hora antes, o el día en que su esposo prepare la cena, cualquier cosa que haga que perder esa hora de limpieza sea menos doloroso.

 

Entiende que no vas a hacer todo, todos los días. Y eso está bien No eres perfecta. Pero aquí hay algunos hábitos diarios que pueden ayudar a mantener su hogar limpio y ordenado. Toman muy poco tiempo y esfuerzo, y sobre todo, son lo suficientemente simples como para formar parte de su rutina.

 

Haga una carga de ropa antes de ir a trabajar y cuélguela cuando llegue a casa, luego doble la ropa delante de su programa favorito. Mantenga toallitas biodegradables en su baño y úselos para limpiar las superficies a diario (o según sea necesario).

 

Lave sus platos en este momento o apílelos en el lavavajillas, arregle la habitación antes de ir a la cama; también, haga una limpieza de 10 minutos alrededor de la casa. Limpie los mostradores de la cocina, guarde los libros/DVD, etc., y cuelgue las toallas.

 

Use la regla de los dos minutos, si una tarea lleva menos de dos minutos, hágala ahora. Lave un plato, guarde la ropa sucia, coloque los desechos para el reciclaje en el contenedor, esta es la forma más fácil de construir la limpieza en su día. Recoja su ropa y métala en la cesta de ropa sucia en vez de dejarla en el piso.

 

Limpie los mostradores de la cocina cuando note que están sucios, no más tarde. Guarde sus platos limpios mientras está cocinando. Haga su cama todos los días, sencillo y súper efectivo.

Cuando estas llegando a casa, recoge y archiva tu correo, guarda tus zapatos y bolsos, y cuelga tu abrigo. ¡Fácil! No use zapatos dentro de la casa y su tiempo dedicado a limpiar el piso se reducirá drásticamente.

 

Mantenga una escobilla de goma en la ducha para limpiar el cristal con regularidad después de una ducha caliente. Espolvoree unas gotas de aceite de menta y/o eucalipto en la ducha, al menos de esa manera, su lugar olerá limpio.

 

La limpieza en el trabajo

Una oficina limpia hace las cosas mas fáciles, pero ¿quién tiene tiempo para organizarse con su carga de trabajo? Configurar sistemas y cumplirlos te permite trabajar más inteligentemente mientras trabajas más duro. También da la impresión de que estás a la altura cuando tu jefe hace una visita improvisada a tu oficina.

 

Uno de los desordenes de oficina más grandes son los montones de papel, en su escritorio, en sus estantes y, finalmente, en su piso. Es fácil estar ocupado y comenzar a apilar documentos para archivarlos más tarde, pero antes de que te des cuenta, tienes una tarea que es demasiado grande para abordar.

La clave es procesar los documentos al momento, tomate el tiempo de archivar todo en el momento en que ya dejes de usar los documentos y ya puedas guardarlos. Configure un sistema de bandejas o carpetas de archivos que estén claramente etiquetadas y conviértalo en un hábito de usar. Lo mismo aplica para los archivos en el escritorio de su computadora.

 

Con el monitor salpicado de comida y el teclado lleno de migas. Sabemos que usted come en su escritorio para que pueda trabajar durante el almuerzo. Y sin duda impresiona a su jefe, pero sus compañeros de trabajo probablemente están riéndose de las manchas de hace una semana.

 

Afortunadamente, es una solución simple. Dirígete a la tienda de suministros de tu oficina local, recoge algunas toallitas especialmente diseñadas para productos electrónicos y asegúrate de limpiar el teclado y el monitor a diario, al llegar a la oficina y al retirarte. No solo evitará que el polvo y la suciedad queden engomados en su computadora, sino que también ayudará a mantener los gérmenes a raya.

 

Si eres como muchas personas, tu escritorio probablemente funcione como el lugar donde todo se descarta, y muy pronto tienes que cavar para llegar a tu computadora. Un escritorio limpio le garantizará más productividad, pero ya está tan ocupado tratando de ser productivo, ¿quién tiene tiempo para detenerse y limpiar?

 

La clave es programarlo a diario y tratarlo como si fuera una reunión que no puede perderse. Ayuda si minimiza y solo mantiene los elementos esenciales del trabajo, dentro y alrededor de su escritorio. Las tarjetas de presentación o con información importante que está en su escritorio, la colorida variedad de bolígrafos, las tazas de café, los calendarios, todos los regalos a los que no se puede rechazar; todo eso se debe guardar y mantener en su santo lugar.

 

Cuando sus utensilios de trabajo importantes están esparcidos por todo su escritorio. Puede parecer algo útil, pero en realidad son cosas que abarrotan tu espacio y te hacen sentir culpable por tirarlo. Sabemos que es difícil resistirse, pero aprende a decir “no al desorden”.

Dejar respuesta