Como Mejorar la Digestion de Forma Natural y Segura

0
672

Comer bien es una tarea que a veces nos cuesta ejercer bien sea por desconocimiento o falta de tiempo necesario para dedicarnos a preparar rigurosamente nuestras comidas, lo que no terminamos de tomar en cuenta es que estos descuidos pueden llegar a afectar en menor o gran medida nuestra salud digestiva, sin percatar que a futuro pudiéramos requerir ayuda médica por problemas que hemos iniciado y bien podemos solucionar desde casa con tan solo organizar y equipar la cocina inteligentemente.

Lo primero a tomar en cuenta si se desea gozar de buena digestión, es establecer un horario para cada comida y cumplirlo al pie de la letra, ya que el hecho de saltarnos comidas o comer fuera de estos horarios limita que los nutrientes puedan absorberse adecuadamente. También es recomendado el consumo de fibra ya que esta favorece y acelera el transito digestivo, además que evita el estreñimiento y provee de saciedad a nuestro estómago, por lo cual también es ideal en los casos en que se busca bajar de peso sanamente. Al momento de comer, es indispensable hacerlo en una posición sentada, que nos permita comodidad, sin objetos distractores ya que se puede ver alterado el procesamiento de los alimentos desde el paso por boca hasta llegar al estómago, es por ello que se debe dar dedicación a cada mordida permitiendo que el acto de comer sea siempre placentario.

Es importante no ignorar el desayuno, siendo la primera comida del día es quien nos suministrará la energía para desempeñarnos en nuestras labores. Desayunar permite a su vez regular el apetito, siendo este un punto a nuestro favor ya que nos limita el picar entre comidas o saltarlas, regulando los niveles de calorías en nuestro organismo lo cual permite un mejor control de peso corporal, y no por nada estudios han demostrado que las personas que ingieren su desayuno diariamente presentan bajo índice de riesgo de presentar obesidad o padecer trastornos digestivos.

El almuerzo debe ser completo buscando incluir todos los nutrientes lo cual fácilmente puede hacerse agregando diversidad de colores al plato. Si tan pronto acabe el almuerzo se debe seguir con la jornada laboral, conviene evitar comidas copiosas que resulten molestas el resto del día, pero si por el contrario no hay tareas por hacer posterior a esta comida, no conviene tomar siestas ya que estás pueden intervenir en el trabajo digestivo viéndose este alterado. Por su lado, la cena debe ser ligera buscando que los alimentos hayan sido absorbidos y procesados antes de las horas de sueño, que no vayamos a despertar por dolor o indigestión ya que además de interrumpir la conciliación del sueño suelen ser emergencias médicas.

La actividad física y el deporte también son factores contributarios, ya que relajan el abdomen y promueven los movimientos a través del tubo digestivo que dan lugar a la digestión. Una práctica de ejercicio intenso unos veinte minutos al día permite también liberar estrés y mejora la salud en general, por lo cual es prudente debido a sus múltiples beneficios, es una actividad ideal para pasar tiempo a solas o bien sea con la familia o amigos, mientras se dedica tiempo de distracción a mejorar y preservar la salud.

Alimentos que debes evitar.

La digestión puede verse afectada por diversos factores, pero inicialmente por la ingesta de alimentos pesados o que alteren la funcionalidad estomacal, es clave evitar el uso exabrupto de picantes que alteren el sabor natural de las comidas ya que esta potencia la aparición de acidez y sensación de reflujo. Las frituras así como los alimentos altamente procesados no son bien digeridas o su proceso digestivo demanda mayor tiempo por lo cual en ocasiones no terminan de ser degradados y como consecuencia se dificulta la formación de materia fecal. Por otro lado se encuentran las bebidas gaseosas, las cuales distienden el estómago lo cual se traduce a una inflamación, la ingesta excesiva de alcohol que aun después de la sobriedad puede seguir causando estragos como nauseas, vómito y anorexia.

Es frecuente observar como aquellas personas que toman como costumbre comer una o dos veces en la calle, tiendan a padecer trastornos digestivos que a la larga conllevan a repetidas visitas al médico. Lo ideal es preparar cuidadosamente cada comida en la comodidad de casa, lavando bien los alimentos, tomando tiempo en la preparación de cada uno de estos, seleccionando los más frescos y desechar los que se encuentren en descomposición, fuera de casa quedamos expuestos ya que desconocemos los procedimientos empleados en la preparación de las comidas, donde muchas veces estas son excesivamente condimentadas o con agregados de ingredientes que resultan irritativos , corriendo el riesgo de contraer incluso infecciones.

El agua: aliado ideal de la digestión.

Sabemos que el ser humano está constituido por agua en gran proporción y es por ello que el agua es considerada fuente de vida. Desde la regla de oro: consumir dos litros de agua al día, es vital contar con esta entre comidas, puesto que promueven la absorción de vitaminas y nutrientes, y a su vez mejoran el tránsito intestinal el cual consiste en el paso de los alimentos a través del intestino, arrastrando los desechos a su zona de salida limpiando así las vías digestivas hasta la llegada de la próxima comida.

En la actualidad existen sinnúmero de recetas de té y aguas détox que son un fuerte en alimentación y digestión. Se debe tomar en cuenta los resultados que se esperan obtener con esta y que los mismos dependerán de nuestra constancia. Las aguas détox están hechas principalmente con zumo de limón por su alto poder antioxidante y diurético, por lo cual un té tibio de jugo de limón por las mañanas previo al desayuno, será una herramienta que regule en el día los procesos digestivos. Otros optan por añadir semillas de chía las cuales están constituidas por fibra que permiten un vaciamiento intestinal con un ritmo controlado a medida que se regula la absorción de nutrientes, así como también otras presentaciones a base de hierbas como el cilantro y apio.

 

 

Dejar respuesta