El Sistema Solar y sus planetas

0
239

Seguro que has oído hablar mucho sobre el Sistema Solar, pero ¿sabes exactamente qué es y como está compuesto? El Sistema Solar es el sistema planetario en el cual se encuentra la Tierra, nuestro planeta; en él, existen múltiples objetos, tales como cuerpos estelares (llamados planetas), decenas de lunas, cometas y asteroides, así como fuerzas que se encargan de mantener estos objetos en orden, pero siempre en movimiento.

El Sistema Solar puede ser un sistema sencillo y complejo a la vez; sencillo, porque está bien estructurado y se rige por leyes físicas que lo hacen funcionar eficazmente; pero complejo debido a la multitud de cuerpos que hay en él y que se siguen descubriendo gracias a los estudios que hace el hombre. De hecho, antes hablábamos de 9 planetas, pero ya no es así.

Entonces, ¿cuántos planetas hay? Vamos a responder esta interrogante. ¡Comencemos desde ya!

¿Qué es el sistema Solar y cómo se compone?

El Sistema Solar es el sistema planetario en el que vivimos; se cree, que éste tiene una edad de un poco más de 4560 millones de años y que se originó debido a la colisión de una nube molecular. La galaxia en la cual está el Sistema Solar se llama Vía Láctea.

El Sol se halla en el centro del Sistema Solar (de allí su nombre) y es la estrella y cuerpo más grande del sistema, al punto que él concentra el 99% de toda la masa del sistema. El restante de masa, está dividida en los planetas.

Se cree que todos los cuerpos de este sistema pueden ser explicados gracias a la hipótesis de la Nebulosa Primitiva, en la cual se afirma que estos se formaron prácticamente al mismo tiempo, cuando una gran nube de gases y granos de elementos se fue contrayendo, poco a poco, hasta que colapsó debido a fuerzas gravitacionales. Esta nube con forma de disco aplanado fue la que dio origen al Sol, y concentraba grandes cantidades de helio e hidrógeno.

El 75% del Sistema Solar es puro hidrógeno, aunque también es posible encontrar helio (20%), oxígeno, hierro y algunos otros elementos; se compone de meteoroides, cometas, satélites y planetas.

Existen muchos satélites; Júpiter, por ejemplo, tiene 63 satélites y Neptuno 27, mientras que nuestro satélite natural es la Luna. Además de estos cuerpos, existen otros que están muy lejanos, casi al finalizar el límite del sistema, los cuales se han denominado objetos transneptunianos (como el Cinturón de Kuiper o la Nube de Oort); el polvo cósmico y los gases también son comunes en nuestro Sistema Solar.

¿Quién inventó el telescopio?

Los planetas del Sistema Solar

Un planeta es un cuerpo celeste que orbita alrededor del Sol; además, se caracteriza por mantener el equilibrio hidrostático (gravedad) y por ser capaz de mantener a raya cualquier objeto que quiera acercarse a su órbita (debe ser de gran tamaño y tener suficiente gravedad). Estos cuerpos celestes no tienen luz propia.

Los planetas del Sistema Solar son 8, aunque hasta el año 2006 se enseñaba que eran 9 (incluyendo entonces a Plutón); y podemos dividirlos en dos grandes grupos: los planetas interiores y los planetas exteriores. Además, existen los planetas enanos, aunque no se sabe mucho de ellos.

Planetas interiores

Los planetas interiores, también llamados planetas terrestres o telúricos, son los 4 planetas más cercanos al sol: la Tierra, Marte, Mercurio y Venus. Se caracterizan por ser pequeños y tener una alta densidad; tienen una superficie sólida (rocosa) y una atmósfera (a excepción de Mercurio). Estos planetas presentan un tamaño similar y se constituyen de silicatos, grupo de minerales que dan origen a las rocas. Mercurio y Venus no poseen satélites; mientras que la Tierra tiene a la Luna, y Martes a Delmos y Fobos.

Mercurio

Mercurio es el planeta más pequeño (con 4879 km de diámetro) y también el más cercano al Sol ( a 57.910.000 Km). Está compuesto por un 70% de metales y un 30% de silicatos; posee una inclinación (con respecto a la elíptica) de 7° , tarda 88 días en hacer una traslación (darle una vuelta al sol) y 59 días en dar un giro completo sobre su propio eje. La temperatura promedio de Mercurio, considerando el día (hasta 425°C ) y la noche (hasta -170°C), es de unos 179°C. ¡Muy caliente! En comparación con la Tierra.

Su nombre fue otorgado por los romanos y significa “el mensajero de los dioses”. Este fue escogido ya que observaron que Mercurio era el que más rápido giraba de todos los planetas del sistema solar.

La superficie de Mercurio ha recibido numerosos impactos de meteoritos, por lo que se evidencias muchos cráteres, de distintas dimensiones, en ella. También, geológicamente hablando, se ha afirmado que tuvo un periodo de intensa actividad volcánica. A diferencia de la Tierra, el Sol ejerce fuerzas mareales sobre Mercurio, las cuales son mayores que las que la Luna ejerce sobre nuestro planeta.

Venus

Si nos seguimos alejando de Sol, encontraremos a Venus, el segundo planeta más cercano a esta estrella. Venus se halla a una distancia de 108.200.000 km del Sol y, como Mercurio, no posee luna o satélite natural. Es muy parecido a la Tierra, en cuanto a su tamaño y composición. Su atmósfera es la más caliente (hasta 480°C) de todo nuestro sistema planetario, pues principalmente se compone de gases (como el CO2), lo que favorece una mayor concentración del calor que éste recibe del Sol.

Tarda 243 días en girar sobre su eje, lo que significa que un día para Venus equivale a 243 días terrestres. Se inclina unos 177° sobre su eje y necesita 224 días para darle la vuelta al Sol.

La Tierra

La Tierra se formó hace unos 4500 millones de años, y es el tercer planeta más alejado del Sol, a unos 150.000.000 km. Nuestro plante tarda 365 días en completar una órbita solar (movimiento de traslación) y 24 horas en girar sobre su propio eje (movimiento de rotación).

La Luna es el satélite natural de la Tierra, y tiene un diámetro (3474,8 km) que en tamaño es la cuarta parte del diámetro de la Tierra (12742 km). La atmósfera de la Tierra es la capa más externa de este planeta, y se compone de gases; posee un 78% de nitrógeno, 21% de oxígeno y también CO2, argón y vapor de agua. La atmósfera juega un papel fundamental, pues es la que nos protege de la incidencia de los rayos ultravioletas u otros rayos cósmicos. Sin ella la Tierra no sería habitable.

Podemos decir, de manera general, que nuestro planeta se compone de un elemento sólido, llamado litósfera; de un elemento líquido, llamado hidrósfera y de un elemento gaseoso, llamado atmósfera. Sin embargo, en cuanto a su interior, podemos dividirla en: corteza, manto y núcleo. Otra característica muy particular de la Tierra, es que su superficie está cubierta por agua; hasta un 70% de ella.

La Tierra posee algo que no poseen los demás planetas, y es son las placas tectónicas, las cuales ayudan a que los continentes se muevan y se encargan de configurar la litósfera. Debido a que las placas tectónicas se mueven es que se puede hablar de que los continentes estuvieron pegados unos a otros, en un solo supercontinente llamado Pangea.

Marte

Marte, llamado también ‘el planeta rojo‘, es uno de los planetas que más llaman la atención, pues mucho se ha dicho acerca de si hay o no vida en él; es el cuarto planeta más cercano al Sol y se define por ser muy frío y desértico. En su superficie predomina el óxido de hierro, el cual le da la coloración rojiza que le caracteriza.

En cuanto a su ordenamiento, Marte presenta algunas similitudes con la Tierra, pues tiene una atmósfera, aunque muy delgada, compuesta por CO2, argón y nitrógeno; también se han hallado volcanes, casquetes polares y hasta se habla que posee clima y estaciones. Sin embargo, en dimensiones, es más pequeño que nuestro planeta; mucho más pequeño.

Su temperatura promedio es de unos -50°C y posee dos lunas o satélites naturales llamados Fobos y Deimos. La gravedad de Marte es en un 38% menor que la de la Tierra.

Muchos científicos han pasado años tratando de conocer más a fondo Marte, y debido a eso se ha logrado establecer una historia de su formación, donde se hace notorio que Marte ha sido objeto de grandes cataclismos, que en él hay valles bien marcados que pueden asociarse a redes hidrográficas, que posee suelos muy parecidos a los que hay en la tierra y hasta se pudo localizar un volcán cuya altura dobla la del Monte Everest.

Planetas exteriores

Los planetas exteriores, también llamados planetas gaseosos o planetas gigantes, son los más grandes de todos los planetas y también son los más alejados del Sol.  Se les llama planetas gaseosos porque no tienen una superficie sólida o rocosa como los planetas interiores, sino que están compuestos por gas. El hidrógeno y el helio son los principales elementos existentes en ellos.

Son planetas que giran a una gran velocidad y cuentan con múltiples lunas o satélites naturales; además, seguro que tienes una idea de cuáles son, pues se destacan por tener anillos a su alrededor. Los cuatro planetas exteriores son: Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

Júpiter

Júpiter es, después del Sol, el cuerpo celeste más grande de todo el Sistema Solar, se le considera un planeta luminoso, aunque esto varía según la época del año. Se encuentra una distancia de 750.000.000 km del Sol.  a Su velocidad de rotación es la más rápida de todos los planetas, pero no es así en la de traslación, pues necesita unos 12 años para darle la vuelta al Sol.

Júpiter se caracteriza por tener una temperatura de -150°C y por que posee una Gran Mancha Roja que parece ser una formación meteorológica. En 2006, se descubrió otra mancha roja, aunque de la mitad del tamaño de la primera.

Júpiter tiene unas 63 lunas, aunque algunos afirman que esta cifra asciende a 79, dentro de las cuales destacan los llamados satélites galileanos (Ído, Europa, Gamínides y Calisto).

Saturno

Saturno es el segundo de los planetas exteriores y destaca porque posee un sistema de anillos brillantes que giran a una velocidad de hasta 48 km por hora. El 96% de la composición de Saturno es de hidrógeno;tarda 29 años con 167 días en darle la vuelta al Sol, mientras que sólo necesita 10 horas con 14 minutos para girar en su propio eje.

Las lunas de Saturno son 62, dentro de las cuales la más importante es Titán, descubierta en 1655 por Christiaan Huygens (un astrónomo holandés).

Debido a los anillos de Saturno, este planeta llama la atención de muchos, quienes esperan poder mirar el cielo para tratar de ubicarlo; si eres uno de ellos,debes saber que Saturno se observa como un punto muy brillante que no parpadea.

Urano

Es el tercer planeta más grande del sistema solar, gracias a esto es de fácil visualización desde la Tierra en las condiciones climáticas adecuadas. Y su nombre ha sido otorgado en honor a la diosa griega Urano.

Urano es un planeta muy parecido a Neptuno, en cuanto a composición, por lo que es considerado también un ‘planeta helado‘. Su atmósfera es la más fría de todo el Sistema Solar, con una temperatura de hasta -224°C.

Los principales satélites de Urano son Oberón, Titania, Umbriel, Ariel y Miranda, pero en total tiene unas 27 lunas. Para realizar su movimiento de traslación, Urano necesita 84 años.

Neptuno

Neptuno es el último de los planetas exteriores, pues es el que está más lejos del Sol; su atmósfera está compuesta por un 80% de hidrógeno, y también contiene helio y metano. En cuanto al clima, Neptuno percibe tormentas constantemente, por lo que puede registrar vientos de hasta 600 km por hora.

Para llevar a cabo su movimiento de traslación, Neptuno necesita 165 años. Además, su temperatura es de -230°C y posee 14 lunas.

¿Por qué Plutón ya no se considera un planeta?

Años atrás se nos enseñaba que habían 9 planetas, dentro de los cuales estaba Plutón; sin embargo, desde el año 2006 se decidió quitarle a Plutón el rango de planeta, y se le dio el nombre de ‘planeta enano‘.

Plutón  es un caso complejo; es un planeta rocoso, pero que está muy alejado de los planetas interiores, por lo que se considera un planeta exterior o joviano. Sin embargo, no comparte las principales características de ellos. Debido a esto, los científicos decidieron estudiarlo a fondo para definir si debía mantener su estatus de planeta.

Uno de los requisitos para que un cuerpo celeste sea considerado planeta, es que éste posea una órbita propia, y Plutón no cumplía este requisito, sino que se ubicaba en el Cinturón de Kuiper, un poco más allá de la órbita de Neptuno.

Movimiento de los planetas

Hoy en día es posible saber qué son los planetas gracias a la ardua labor de cientos de científicos que han dedicado toda su vida al estudio de estos interesantes astros. Los estudios de los planetas empezaron hace aproximadamente dos siglos, y los astrónomos debían pasar largas horas en la mira del microscopio para poder detectar el movimiento, dirección y velocidad de estos objetos.

Aunque fue en el año 1805 cuando el alemán Herschel descubrió que el Sol también se movía, y éste viaja a la escalofriante velocidad de más de 270 kilómetros por hora con todos sus planetas y toda su galaxia.

Herschel había continuado el camino de muchos de sus colegas astrónomos y decidió estudiar las nebulosas compuestas por millones y millones de astros. La conocida como Vía Láctea era una de esas nebulosas, aunque mucho más brillante que el resto, y él suponía que este era un indicio de que se encontraba mucho más cercana a nosotros que el resto de ellas.

Se le ocurrió pensar entonces que el Sol, al igual que varios centenares de astros visibles desde la Tierra, debía formar parte de esta gran nebulosa aislada de todas las demás: un universo aparte, una galaxia. Y luego de exhaustivos estudios que duraron al menos cien años, Herschel logró demostrar que tenía razón.

Y más tarde, en el siglo XX los aportes al estudio se fueron haciendo más numerosos luego de que se creara el telescopio de Monte Wilson (1905) y Monte Palomar (1944). Si te interesa saber un poco más sobre esto puedes leer la historia del telescopio.

Gracias a este astrónomo, actualmente es posible realizar un dibujo de un mapa astronómico de la galaxia, que tiene un diámetro de 100.000 años luz, y está integrada por 100.000 millones de estrellas.

¿Qué es el Sol y cómo funciona?

Nota final

El Sistema Solar es un sistema perfecto; cada planeta ha sido delicadamente diseñado para presentar características únicas, pero sin duda alguna es la Tierra el planeta que más ha perfección muestra. Se dice que si el Sol estuviera un km más alejado de la Tierra, nos enfriaríamos, y si estuviera un km más cerca, moriríamos ‘achicharrados’, por lo que resulta fascinante conocer su composición y comportamiento.

Si deseas más temas de este tipo, no dejes de visitar nuestra sección entretenimiento, pues tenemos muchos más posts para ti.

 

 

 

Dejar respuesta