¿Por qué mi gato no quiere comer?

0
257

Los gatos son mascotas muy peculiares; por lo general, durante su día comen, se acicalan, duermen y juegan un rato, o buscan ser acariciados. Estas son sus actividades básicas; a diferencia de los perros, los gatos pueden pasar mucho tiempo solos, pues tienen un comportamiento muy independiente y debido a esto muchos dueños no se percatan de que su gato presenta falta de apetito sino hasta que ya es muy tarde.

Como dijimos, comer es parte de su rutina; una rutina muy estricta, pues a los gatos les encanta comer con puntualidad. Que un gato tenga varios días sin comer, es algo muy preocupante y peligroso, pues puede hasta morirse, así que acá vamos a explicarte las posibles razones por las que un gato no quiere comer y qué hacer para solucionar el problema.

¡Mi gato ha perdido el apetito!

Muchos dueños de mascotas tienen cierta preocupación acerca del apetito de su gato; cuando un gato presenta varios episodios sin comer o come poco, sin duda alguna algo está sucediendo con tu felina mascota.

Las causas por las que un gato pierde el apetito son muy variadas, y pueden ir desde un simple aburrimiento por comer siempre lo mismo o cambios relacionados con la rutina alimenticia (horario y tipo de comida) a problemas más graves que comprometen la salud del minino, como parásitos, pulgas, leucemia, grasa en el hígado (lipidosis hepática felina), tumores o infecciones respiratorias, entre otras. La falta de apetito en los gatos se conoce bajo el término de anorexia felina.

Cambios en los alimentos

La alimentación es una de las cosas más importantes para un gato, por lo que también debería ser importante para ti conocerle y ser puntual con sus horas de comer. Muchos gatos, adaptados a una rutina alimenticia se sienten reacios a comer cuando se ha pasado la hora de su comida. Aunque no lo creas, estos pequeños felinos parecen tener un reloj en el estómago que les indica, una hora antes, que la hora de la comida se acerca.

Si llegada la hora, por alguna razón, no puedes alimentar a tu gato, éste puede rechazar la comida que le des luego, así como puede presentar vómitos o regurgitaciones debido a que los ácidos estomacales se prepararon para comer y digerir los alimentos, pero no fueron utilizados. Por cierto, acá te contamos las razones por las que vomitan los gatos.

El aburrimiento a la hora de comer es otro punto sumamente importante; cuando alimentas a tu gato siempre con la misma comida llegará un momento en que tu mascota ya no desee comer, ¿y a quién no le pasaría esto? por lo que se recomienda que de vez en cuando varíes el tipo de proteína que le das al gato para que este pruebe algo nuevo. Si siempre le das sólo alimentos secos, o sólo alimentos húmedos, puedes optar por mezclarlos para ver si así resultan más atractivos para el gato.

Además de ser puntuales con la hora de comer del gato y de variarle sus alimentos, debes considerar que existe otra condicionante que podría estar causando la falta de apetito de tu minino, y por supuesto que tiene que ver con los alimentos. Los gatos no son buenos con los cambios, son mascotas rutinarias que estarán en estado de alerta cuando perciben cambios en su entorno, y uno de los más frecuentes es que hayas cambiado su alimento, como por ejemplo el tipo de pienso, las croquetas que usualmente come o su proteína favorita.

¡Ya va! ¿Pero no y que hay que variarle sus alimentos? ¡Obviamente sí! Pero esto no se puede hacer de manera tajante; debes ir poco a poco introduciendo la nueva comida junto con la vieja para que el gato no se resista al cambio y le generes desconfianza, lo cual se traducirá en falta de apetito.

¿Cómo saber si un gato es macho o hembra?

Por cierto, antes de que pasemos al siguiente punto, no olvides que debes ser responsable con tu mascota, por lo que no deberías alimentarle de tu plato o dejarle sobras, pues los gatos no deben comer los alimentos que nosotros consumimos porque se acostumbrarán a ellos y luego ya no querrán comer su propia comida.

En la comida de los seres humanos existen muchas grasas o alimentos que son difíciles para que un gato los digiera, así que evita males mayores.

Alergias/ Intoxicación / envenenamiento

Vigila cómo se comporta tu gato cuando ha perdido el apetito, pues esto clave para reconocer algún síntoma de alergia a un alimento, intoxicación por haber ingerido algo que no debía o que no es comestible (como plástico, trozos de tela, partes de alguna lata o metal, etc.) o por posible envenenamiento.

Muchas veces no nos percatamos que en el hogar existen químicos (como productos de limpieza, aceites de coches, fertilizantes, entre otros) que pueden ser alcanzables para la mascota, causando envenenamiento. Si sospechas que tu gato se envenenó, debes ir con urgencia al veterinario. También existen algunas plantas venenosas que pueden ser muy peligrosas para estos felinos, así que sé muy observador y cuida el entorno de tu gato, dentro del hogar y fuera de éste.

Bolas de pelo

Las bolas de pelo aparecen debido a que el gato se acicala mucho y es normal que al hacerlo éste ingiera pelos; no hay problema por ello, pues el estómago del gato ha sido diseñado para que pueda tolerar sus pelos y luego los expulse a través de las heces; sin embargo, cuando el gato ingiere más pelo de lo normal (porque tal vez se le caiga mucho el pelo) presentará problemas intestinales porque estos obstruirán el intestino, vomitando bolas de pelos y haciendo que el felino no quiera comer.

La malta puede ser un buen aliado para ayudar a tu gato a que expulse las bolas de pelo y sus funciones intestinales se normalicen.

¿Sabes por qué los gatos amasan? ¡Descúbrelo aquí!

Enfermedades bucales

Los gatos pueden sentir molestias relacionadas con la boca y la dentadura, y esto acarrea que ellos no sientan ánimo para comer, al igual que nosotros, cuando tenemos un dolor de muelas o presentamos alguna inflamación en las encías.

La gingivitis es común en los gatos, así como los dolores de muela, el sarro, la placa bacteriana y la pérdida de una pieza dental (o todas) debido a la vejez; estos factores pueden ser desencadenantes de la falta de apetito de tu mascota. Cuando tu gatito tenga problemas bucales se recomienda darle comida húmeda para facilitarle el proceso.

Si deseas ayudar a que tu gato no pierda su dentadura cuando sea un gato anciano, desde ahora debes limpiar bien sus encías y dientes para asegurarte de que eliminas el sarro y la placa bacteriana que allí se va acumulando con el paso del tiempo.

Por cierto, en este artículo puedes saber si tu gato está enfermo.

Ansiedad y estrés

Ya lo hemos dicho en otros post, ¡los gatos también se estresan! y sufren de ansiedad, así que no te extrañe si lo ves un poco decaído, preocupado o molesto; aunque los gatos son animales tranquilos, pueden llegar a ser muy territoriales, por lo que no se sienten cómodos con los cambios en su entorno.

Si ha llegado un nuevo gato a tu hogar, un perro o cualquier otra mascota; si un bebé ha nacido; te has mudado recientemente o  has dejado tu gato al cuidado de un extraño (porque debes irte de viaje) es normal que el gato presente altos niveles de estrés y esté ansioso, lo que impedirá que pueda alimentarse de forma adecuada.

La falta de apetito es el primer síntoma que indica que tu gato está estresado. Puedes ayudarle pasando algo de tiempo con él, dejando que te amase o dándole algún premio o golosina que le fascine.

Puede que debido a su estado ronronee más de lo normal, pero pronto se le pasará. Por cierto, muchos se preguntan por qué ronronean los gatos, así que en este post responderemos a esta interrogante.

Muchos premios

Hay gente que se excede consitiendo a su mascota que se deja llevar por las emociones y vive premiando al gato todo el tiempo, pero tenemos malas noticias: muchos premios pueden hacerle daño a tu gato.

No estamos diciendo que sea malo que de vez en cuando le premies con su golosina favorita, pero esto no debe convertirse en una rutina diaria porque claramente estarás malcriando a tu gato y le estarás instando a que consuma más calorías de las que debes. ¡No querrás un gato como Garfield de gordo! Gordo y perezoso 🙂

A veces los gatos, debido a tantas calorías consumidas, no sienten apetito a la hora de comer, así que mucho cuidado.

Enfermedades

Los gatos son propensos a padecer muchas enfermedades, por lo que debes tener buen ojo para detectar si tu gato no come sólo como un episodio aislado o porque está enfermo. A continuación tendrás una lista con las enfermedades más comunes en los gatos:

  • Gastroenteritis infecciosa, una enfermedad mortal.
  • Leucemia felina
  • Peritonitis (suele ser común en los gatos más jóvenes). Debes vacunar a tu gato contra esta enfermedad, pues no hay un tratamiento para curarla y podría ocasionar la muerte de tu mascota.
  • Sida felino, ¡sí, has oído bien! Por lo que se recomienda que esterilices a tu gato para evitarle esta mortal enfermedad.
  • Obstrucción de la orina (cistitis)
  • Rabia
  • Otitis
  • Conjuntivitis
  • Fiebre (estará apático, tendrá la nariz reseca y la respiración agitada)
  • Problemas renales
  • Diabetes
  • Dermatitis
  • Pulgas y garrapatas
  • Lipidosis hepática felina

La lipidosis hepática felina está asociada a muchas muertes en gatos; se trata del hígado graso y es producto de que el gato dure cierto tiempo sin comer. Este tipo de enfermedad es común, sobre todo, en los gatos con problemas de obesidad, puede afectar a cualquier gato saludable que tenga una pérdida paulatina de apetito, hasta que ya no coma en absoluto (anorexia).

Los vómitos, diarreas, ojos amarillentos, aumento en el volumen del hígado y la deshidratación son síntomas que acompañan a la lipidosis hepática felina, así que consulta a tu veterinario si crees que tu mascota podría estar padeciendo esta enfermedad y por eso no tenga ganas de comer.

¿Tu gato tiene fiebre? ¡Ya lo sabrás!

Otros factores

Además de todas las causas que hemos descrito, existen otros factores que pueden inducir la anorexia en tu mascota, como la pérdida del olfato debido a que el gato ha envejecido; esto hace que el gato se sienta incómodo y depresivo a la hora de comer, pues ya no percibe el olor de los alimentos.

También podría afectar que la hembra esté en celo; durante este periodo, el gato también se prepara para el apareamiento y ambos pueden sentir pocas ganas de comer. Si el gato se siente inseguro o tiene que afrontar cambios tan básicos como el que le hayas movido su tasa de comida a un nuevo lugar, o su arena, puede ocasionar en él la pérdida del apetito.

Consejos finales

Si tienes cualquier duda sobre algunos de los puntos que hemos comentado acá, puedes consultarle al veterinario pues él, mediante un chequeo del gato, podrá determinar si tu gato no come porque está en un proceso de adaptación o porque esté padeciendo alguna enfermedad.

No dejes pasar más de dos días sin que tu minino pruebe alimento, porque esto podría ser fatal para él; trata de dividir su comida en varias porciones para ver si así el gato se siente más animado a querer comer y dale alimentos secos mezclados con alimentos húmedos.

Asegúrate de que tu felino esté bien hidratado y chequea sus heces, pues puedes notar en ellas si hay alguna alteración que podría deberse a parásitos o problemas intestinales; así como puedes observar si tu gato vomita con frecuencia y qué tipo de vómitos presenta.

Te invitamos a visitar nuestra sección mascotas para que puedas aprender un poco más acerca del cuidado de los animales; recuerda compartir este post en las redes sociales para que tus amigos también puedan saber qué hacer si su gato no come. ¡Hasta la próxima!

 

 

Dejar respuesta